El Supremo establece como delito conducir con el carné sin puntos

El Supremo establece como delito conducir con el carné sin puntos

Con la jurisprudencia del tribunal aumenta la cuantía de la multa e incluso puede haber penas de cárcel

ALBERTO CASTILLA

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha establecido en tres recientes sentencias que conducir con el permiso sin vigencia por la pérdida de todos los puntos constituye un delito y no una falta administrativa. El Alto Tribunal explica que hay que aplicar el artículo 384 del Código Penal, ya que esta conducta pone en riesgo la seguridad vial, siendo suficiente para cometer el delito el mero hecho de ponerse al volante incumpliendo la prohibición de hacerlo.

El Supremo resuelve así una discusión pendiente. La cuestión planteada consistía en determinar si circular con el carné anulado por la pérdida de puntos suponía un delito «en sentido abstracto» o si, por el contrario, era preciso que hubiera una concreción, es decir, que se produjera una situación de peligro en la carretera.

CARNÉ POR PUNTOS

La resolución del Supremo consagra este segundo supuesto, y señala que «la pérdida de puntos del permiso por las sanciones recibidas es indicativo de que se carece de las características adecuadas para conducir un vehículo, en tanto que el conductor desprecia las normas de circulación legalmente dispuestas para ello. Tal desprecio -resalta- ha supuesto poner en peligro reiteradamente el bien jurídico protegido», que es la seguridad vial y, por ello, se suprime la vigencia de su carné de circulación, «obtenido regularmente en su día».

Las condenas impuestas en las tres últimas sentencias van desde multas que oscilan entre los 2.160 y los 6.000 euros, a una pena de cinco meses de prisión, que recayó sobre un conductor que había perdido todos los puntos y que tenía otro carné portugués. El acusado fue interceptado en una carretera navarra por una patrulla de agentes de la Policía foral.

En este último caso, la resolución del Supremo señala que se trata de un fraude de ley, ya que no pueden dejar de aplicarse las disposiciones sancionadoras para conducir vehículos por el hecho de hacerse con una autorización expedida en otro país. Así, concluye que «no pueden detentarse dos permisos, y usar el que convenga en cada momento, sobre todo cuando se circula por un estado que impide tal conducción como consecuencia de las infracciones cometidas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos