Analizan las raíces del roble de 15 metros que dejó herido grave a un niño en San Sebastián

El árbol de 15 metros que cayó sobre el niño de 5 años en el Parque Kutxa Ekogune de Donostia. /BOMBEROS SS
El árbol de 15 metros que cayó sobre el niño de 5 años en el Parque Kutxa Ekogune de Donostia. / BOMBEROS SS

La caída del árbol tuvo lugar en el Parque Kutxa Ekogune

JAVIER PEÑALBA

Las circunstancias que desencadenaron la caída del árbol en el Parque Kutxa Ekogune de San Sebastián que causó lesiones de gravedad a un niño de 5 años de Hernani aún tardarán unos días en conocerse con exactitud. Agentes de la Unidad de Investigación de la Guardia Municipal de la capital guipuzcoana acudieron el miércoles por la tarde, a las pocas horas de que se produjese el siniestro, al escenario de los hechos y efectuaron una primera inspección de la zona. A la vez tomaron diversas muestras de las raíces para determinar si el espécimen caído, un roble de quince metros de altura y con un tronco principal de cuarenta centímetros de diámetro, se encontraba sano o, por el contrario, afectado por alguna enfermedad. Las muestras, según fuentes consultadas, serán remitidas en las próximas horas a unos laboratorios que todavía están por determinar para ser analizadas.

Los agentes de la Guardia urbana se personaron en el lugar acompañados de un técnico del departamento de Parques y Jardines del Ayuntamiento de la capital guipuzcoana.

El suceso se produjo en torno a las nueve y media de mañana, en el Kutxa Ekogune, donde un grupo de escolares de la ikastola Langile de Hernani, y de Amara Berri de San Sebastián, de edades comprendidas entre los 3 y 6 años, tomaban parte en un curso experimental denominado 'Baso Eskola' que promueve, entre otros, valores en defensa del medio ambiente. La iniciativa está impulsada por Kutxa y cuenta con la colaboración de los ayuntamientos de Donostia y Hernani.

El menor de 5 años ha sido sometido a una intervención de la que evoluciona favorablemente

Tras lo sucedido, el programa ha quedado suspendido, según explicaron fuentes de la Fundación Kutxa. Asimismo, añadieron que Ekogune ha cerrado la parte superior del parque, que es arbolada, si bien mantiene abiertas las restantes instalaciones, en las que se pueden visitar las huertas y los programas que se llevan a cabo sobre energías renovables y reciclaje entre otras actividades.

La caída del roble alcanzó al menor que quedó atrapado bajo una rama. La víctima, alumno de la ikatola Langile, fue rescatado por los bomberos de Donostia en una delicada operación para evitar que el niño sufriese daños de mayor consideración. El escolar fue finalmente evacuado al Hospital Donostia y, tras recibir las primeras atenciones, en servicio de Urgencias ingresó en la Unidad de Vigilancia Intensiva. Fuentes del centro sanitario rehusaron facilitar información sobre el estado y la evolución que ha experimentado desde su ingreso. El paciente permanece en estado grave.

No obstante, fuentes cercanas al caso consultadas por este periodo indicaron que el niño había sido sometido a una intervención quirúrgica de la que se recupera de forma satisfactoria. En las próximas horas, el pequeño será sometido a nuevas exploraciones para conocer el alcance de las lesiones que presenta.

Tras lo sucedido, miembros de la Guardia Municipal al frente de la investigación desplazados al lugar llevaron a cabo una inspección ocular en el transcurso de la cual realizaron diversas comprobaciones sobre las características del terreno en el que se alzaba el roble así como respecto a las dimensiones del ejemplar. Los agentes, junto al experto del departamento de Parques y Jardines, examinaron las raíces, ya que buena parte del cepellón quedó al descubierto. Los agentes recogieron muestras de la parte enraizada que serán remitidas para su análisis a un laboratorio. Los resultados, por lo tanto, tardarán aún unos días en conocerse.

Atestado al juzgado

A la espera de conocer el informe sobre la salud del roble, fuentes consultadas sostienen que las adversas condiciones meteorológicas favorecieron la caída del ejemplar. En este sentido, consideran que la abundante cantidad de lluvia caída no ya en las ultimas horas sino en los últimos siete meses ha reblandecido sobremanera el terreno, lo que habría favorecido la pérdida de sujeción de la vegetación. Según datos facilitados por Margarita Martín, delegada de Aemet en el País Vasco, desde octubre de 2106, mes en el que comenzó el año hidrológico, se llevan recogidos en el centro meteorológico de Igeldo un total de 1.560 litros, una circunstancia que podría, en opinión de expertos consultados, justificar en cierto modo el desplome de un árbol de las dimensiones del que causó el siniestro.

Asimismo, los agentes creen que las rachas de viento registradas en las primeras horas contribuyeron al desenlace final. Fuentes de Aemet midieron entre las nueve y diez de la mañana una racha máxima de 61 kilómetros por hora.

Los datos recabados por la Guardia Municipal, junto al resultado que se obtenga del estado de las raíces, serán incluidos en el atestado que se remitirá al juzgado por si pudiera derivarse algún tipo de responsabilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos