Un testigo que habló con 'la manada' dice que no sabe si la chica oyó sus intenciones

Un testigo que habló con 'la manada' dice que no sabe si la chica oyó sus intenciones

Preguntaron al portero de un hotel si tenía una habitación libre para mantener relaciones

G.G.

La controversia sobre abrir o no el resto del juicio a los medios eclipsó la jornada de este jueves el juicio que se celebra en Pamplona por la violación denunciada en los sanfermines de 2016. En el día de este jueves pasaron un total de ocho policías y las dos personas que coincidieron con los acusados y la denunciante antes de los hechos. Uno de ellos fue el portero del hotel Europa, al que los acusados se acercaron y le preguntaron si tenía alguna habitación libre «para follar». No sabe si la chica, que estaba con ellos pero apartada, pudo oírlo.

El testigo afirmó que recuerda que esa noche se le acercó un grupo de jóvenes, unos cinco, que con acento andaluz le hicieron esa consulta. El portero afirmó que una chica iba con ellos, pero separada a unos dos metros de ellos y a tres de donde estaba él. Le preguntaron si ella escuchó lo que le decían los acusados y respondió que no podía saberlo. Les dijo que no tenían habitaciones libres.

La vecina que abrió el portal de Paulino Caballero, momento que fue aprovechado por uno de los acusados para sujetar la puerta, afirmó que no vio a nadie en la zona, que su impresión era de «soledad», pero matizó que esa calle es oscura y que la puerta está metida en un portal que limita la visión de los laterales. Relató que sobre las tres de la madrugada volvía a casa y cuando abría la puerta llegó un varón que la abrió hasta el fondo, pasando su brazo por encima suya. Le extrañó esa actitud y se quedó en el exterior. El joven mantenía la puerta abierta y le insistió si iba a entrar o no, a lo que ella le contestó que con él no iba a entrar y él le increpó. Él se fue hacia los ascensores y volvió a preguntarle si iba a entrar o no. Ella repitió que con él no iba a hacerlo y él le increpó otra vez, declaró. Él subió en un ascensor y ella aprovechó para subir en el otro. El joven, aunque ella entonces no lo sabía, volvió a bajar y abrió la puerta al resto de acusados.

Intentaron entrar en un hotel

En cuanto a los policías, declararon los que realizaron el clonado de las tarjetas de los móviles de los acusados y el volcado de los mensajes y vídeos, y también los que solicitaron las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona. Por la tarde se visionaron las grabaciones internas del hotel Yoldi, al que varios acusados entraron para intentar dormir tras los hechos, hasta que fueron descubiertos.

Otro tema que se abordó fue el del recorrido que hizo el grupo desde su salida de la Plaza del Castillo. Los acusados mantienen que buscaron un sitio para mantener relaciones sexuales consentidas y ella que se marchaba camino al coche, aparcado en Soto de Lezkairu. Le preguntaron a un policía si le parecía lógico el recorrido que hicieron y el que sostiene la joven y respondió que no pasar por el hotel Europa y luego por Paulino Caballero no era el trayecto «más lógico», pero se trataba de una joven que nunca había estado antes en Pamplona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos