La madre de Gabriel: «Mi niño ha ganado. La bruja ya no existe»

Los padres de Gabriel, antes de comenzar el funeral. /
Los padres de Gabriel, antes de comenzar el funeral.

Ángel Cruz y Patricia Ramírez, padres del pequeño, han sido acompañados de miles de personas durante el funeral celebrado en la Catedral de Almería

ELCORREO.COM

Poco antes de las once de la mañana la comitiva fúnebre del pequeño Gabriel hacía su entrada en la Plaza de la Catedral de Almería, donde desde primera hora de la mañana estaban congregadas ya miles de personas. Ángel Cruz y Patricia Ramírez, padres del pequeño, han sido recibidos a las puertas de la Catedral de Almería por miles de almerienses que no han querido dejarles solos en estos duros momentos. Al grito de «¡No estáis solos!», los progenitores del menor han accedido al templo para despedir a su pequeño en un funeral oficiado por el obispo de Almería, Adolfo González Montes. A la salida, Ángel y Patricia han dado las gracias a todas las personas que les han apoyado «en estos momentos tan duros» y han pedido intimidad para el entierro de Gabriel, que se llevará a cabo en el pequeño cementerio de Fernán Pérez.

Ante el ataúd blanco de su hijo, los padres de Gabriel han agradecido públicamente por última vez el cariño, el apoyo y la solidaridad de todo el mundo tras la desaparición y muerte de su pequeño. Frente a los medios de comunicación agolpados en La Catedral de Almería, Patricia ha pedido una vez más que se olvide a la presunta responsable de la muerte de Gabriel. «Que se quite la gente de la cabeza a la bruja del cuento, que ya está donde tiene que estar», ha dicho una emocionada Patricia junto a Ángel, padre del pequeño y quién ha agradecido personalmente la fuerza que Almería y España entera les ha dado. «Mi niño ha ganado. La bruja ya no existe», ha concluido Patricia.

Pantalla gigante

Mientras se celebraba la misa con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en el exterior del templo, los almerienses han despedido al pequeño 'pescaíto', como lo llamaban cariñosamente por su afán de ser biólogo marino. Miles de personas han seguido en silencio el sepelio a través de una pantalla gigante instalada en la plaza. Antes, la emoción ha rasgado la mañana nublada de Almería en el momento en el que Ángel y Patricia, los padres de Gabriel, han entrado en el templo. Gritos de ánimo los han acompañado hasta dentro con todo el cariño que puede dar un pueblo entero. Por expreso deseo de la familia, al interior del templo solo han accedido amigos y familiares del pequeño así como representantes institucionales de todo el país.

Los representantes de la Guardia Civil han entrado en el templo catedralicio entre aplausos de los vecinos. Más de medio centenar de medios de comunicación han estado presentes en la plaza de la Catedral de Almería para relatar lo que estaba ocurriendo.

Más información

Homilia del obispo

El Obispo de Almería, Adolfo González Montes, se ha unido a la desolación de la familia en una sentida homilía en la que ha relatado que «esta muerte sin sentido» viene provocada «por la enferma miseria de nuestra condición pecadora». «Nos sucede a todos los mortales, es algo que dice San Pablo: el pecado habita en el corazón del hombre aunque nos resistimos a aceptarlo con humildad», ha referido. «Si lo reconociéramos seríamos mucho mas justo con nosotros mismos. El realismo del pecado puede vencernos en cualquier momento, pero llenos de confianza suplicaríamos a la par que tuviese misericordia. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal», ha añadido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos