Rescatan a un menor al que sus abuelos dejaron en el coche para ver el Museo Picasso en Málaga

Imagen del Museo Picasso. /
Imagen del Museo Picasso.

Agentes de la Policía Local encontraron al niño de 10 años llorando dentro de un vehículo estacionado en un ‘parking’

JUAN CANO Málaga

Lo encontraron llorando y dando gritos al verse encerrado dentro del habitáculo, en el que cada vez hacía más calor. Cuando los policías locales llegaron, el menor, de unos 10 años, aún tenía la sudadera y el cinturón puestos, ya que no podía moverse por los sensores del coche, que hacían saltar la alarma. Los agentes tuvieron que romper un cristal para sacarlo del vehículo y calmarlo. Sus abuelos, unos turistas franceses, lo habían dejado allí solo mientras ellos iban a visitar el Museo Picasso.

Los hechos sucedieron sobre las 11.00 horas de ayer en el ‘parking’ municipal situado en la calle Camas. La sala del 092 de la Policía Local recibió una llamada que alertaba de que había un niño que llevaba un rato solo en el interior de un coche estacionado en la primera planta del aparcamiento. El menor, según la persona que avisó, estaba muy nervioso, ya que no podía abrir desde dentro.

Cuando llegó la primera patrulla, el crío seguía llorando y en estado de pánico, ya que cada vez hacía más calor. A esa hora, los termómetros alcanzaban en Málaga capital los 30 grados, pero la sensación térmica era mucho peor por el 65% de humedad en el ambiente y la ausencia de viento, que apenas alcanzó los tres kilómetros por hora en la mañana de ayer.

Al ver que los cuidadores del niño no aparecían por ninguna parte, y dado su nivel de angustia, los agentes decidieron romper uno de los cristales delanteros del coche para poder abrirlo y atender al menor, que sudaba mucho y presentaba signos de deshidratación.

Aproximadamente una hora después, según los cálculos realizados por la policía y Smassa a través de las cámaras, se presentaron en el lugar los abuelos del crío. Ante las dificultades del idioma (no hablaban español ni inglés), los agentes les pidieron que les acompañaran a las oficinas del Servicio de Atención al Turista Extranjero (SATE) en busca de un intérprete. Allí, la pareja, de unos 60 años, manifestó que habían dejado a su nieto en el coche mientras iban a visitar el Museo Picasso.

A la vista de estos hechos, la Policía Local decidió abrir diligencias y remitir un oficio a la Fiscalía por si pudiera haber existido un delito de abandono temporal de un menor.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos