Recibe 8 puñaladas en una reyerta en un pueblo de 50 habitantes en Álava

La trifulca se produjo junto al local social del pueblo./
La trifulca se produjo junto al local social del pueblo.

La víctima lanzó al parecer un líquido abrasivo a la cara de un joven y su hermano, ya detenido junto a otro amigo, acuchilló al hombre

DAVID GONZALEZ / LAURA ALZOLA

La Ertzaintza mantiene detenidos a dos jóvenes por elintento de homicidio a un vecino del municipio alavés de Gurendes-Quejo (Valdegovía) en la noche de Reyes. La víctima recibió al menos ocho puñaladas, dos de ellas en el cuello. En un primer momento fue trasladada al hospital Santiago de Miranda de Ebro, pero ante la gravedad de sus lesiones finalmente se decidió que fuera evacuada al centro sanitario de Txagorritxu, en Vitoria, donde se debate entre la vida y la muerte.

El suceso se produjo en la noche del viernes al sábado pasado en esta pequeña localidad alavesa, que cuenta con apenas medio centenar de habitantes. Según ha podido conocer este periódico, los hechos se desencadenaron cuando un vecino recriminó a unos jóvenes que se encontraban en el local social del pueblo. En un momento dado se fue la luz en las instalaciones y un chaval que se encontraba en el inmueble salió al exterior con la intención de averiguar la causa del apagón. Al parecer, en ese preciso instante una persona -todo apunta a que la víctima de las cuchilladas- le habría lanzado un líquido abrasivo a la cara, presumiblemente lejía.

La víctima de la agresión volvió a entrar al local para pedir auxilio. Acto seguido, uno de los jóvenes que se encontraba en el interior del local, hermano del que había sido atacado con el líquido, cogió un cuchillo de cocina. Se produjo un enfrentamiento que pronto derivó en una refriega, «con gritos e insultos por ambas partes», detallaron personas que presenciaron los hechos. Presuntamente, durante la pelea el hermano que empuñaba el arma blanca propinó hasta ocho puñaladas a la víctima. Dos de los cortes le llegaron a alcanzar el cuello. A la reyerta se añadieron otras personas que se encontraban en las proximidades.

Enemistado con vecinos

Agentes de la Ertzaintza se desplazaron al lugar de los hechos junto con los servicios sanitarios, que atendieron tanto al joven al que habían tirado el líquido abrasivo como al autor de la agresión, que estaba herido grave. Según fuentes cercanas al caso, la víctima -un hombre de unos 50 años-, se encuentra enemistada desde hace años con la práctica totalidad de los vecinos de Gurendes, motivo por el que la Policía vasca sospecha que más personas pudieron participar en el ataque en algún momento de la pelea. Es por ello que los agentes mantienen la investigación abierta y no descartan que se puedan producir más detenciones en las próximas horas.

En el pueblo se respiraba ayer una calma tensa. El local donde tuvieron lugar los hechos se encontraba precintado por un cordón policial y todavía se podían apreciar restos de sangre en el suelo. Entre los pocos vecinos que se dejaron ver ayer por las calles, nadie quiso hacer declaraciones. Solo a las afueras, una mujer -que prefirió no identificarse-, vecina de la zona, se aventuró a comentar que la víctima «llevaba tiempo detrás de los chicos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos