Piden 18 meses de cárcel para una mujer por enviar 224 whatsapp a su exnovio para que volvieran

Piden 18 meses de cárcel para una mujer por enviar 224 whatsapp a su exnovio para que volvieran

La Fiscalía de Málaga solicita también una indemnización de 1.200 euros y una orden de alejamiento

ÁLVARO FRÍAS

El móvil no dejaba de sonar. Las llamadas se repetían y los mensajes llegaban una y otra vez a su teléfono a través de una aplicación. En concreto, fueron 224 los whatsapp que recibió. Así considera la Fiscalía de Málaga que fue la forma en la que reaccionó una mujer después de que su pareja la dejara, por lo que ha decidido acusarla de acosar a su exnovio para que volviera con ella.

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso diariosur.es, la representante del Ministerio Público explica que los hechos tuvieron lugar a partir del mes de junio de 2016. Fue entonces cuando señala que el denunciante rompió la relación sentimental que mantenía con la procesada, una mujer originaria de Rusia.

Pero, según continúa la fiscal, la acusada no aceptó la decisión del que hasta entonces había sido su novio, un hombre vecino de la capital malagueña. Por ello, asegura que la mujer estuvo llamándole por teléfono y enviándole mensajes a través de la aplicación Whatsapp «de forma persistente» durante los meses de julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre del año pasado.

Desde el Ministerio Público se indica que el objetivo de la procesada no era otro que insistirle a su expareja para que retomara la relación con ella. De hecho, en el escrito de acusación se apunta que en alguno de los mensajes llegó a insultar a la víctima, llamándole «putero».

La acusación particular, que ejerce este vecino de la capital –representado por la letrada María Ángeles Domínguez Mena–, concreta algunos aspectos de los hechos. Insiste en que la relación entre ambos fue «breve» y que, tras la ruptura, la acusada no paró de llamar y mandar mensajes a su exnovio tanto durante el día como por la noche. Incluso llega a manifestar que el denunciante afirma que la investigada le sigue, pese a que ella tiene su domicilio en La Ñora, una pedanía perteneciente al municipio de Murcia.

Llamada a la Policía

Tanto la Fiscalía y la acusación particular coinciden en que la acusada llegó a presentarse el día 17 de julio en la casa de la víctima. Desde el Ministerio Público se afirma que, sobre las 16.45 horas, la mujer llamó de forma insistente al timbre de la puerta del piso, con la intención de hablar con su expareja.

Al respecto, la fiscal mantiene que el denunciante no quería verla. «Se vio obligado a avisar a la Policía, siendo esta la razón por la que la acusada se marchó», asevera.

El hombre no quiso mantener ningún tipo de conversación con la acusada. Es un hecho que asegura la representante del Ministerio Público, quien estima que por ello la acusada contactó también con el hermano de la víctima y un amigo. Dice que les telefoneó en más de 50 ocasiones para intentar que su exnovio volviera a retomar la relación con ella y contestara a todas sus llamadas y mensajes.

Por su parte, la acusación particular relata que la procesada también llamó a los amigos de su expareja a los que pedía que dejaran en paz a su novio. «Como si la relación todavía existiera», apunta la letrada en su escrito.

La fiscal precisa que toda esta situación provocó en el denunciante desasosiego para desenvolverse normalmente en su vida. La abogada va más allá y señala que este vecino de la capital sufrió «estrés y tensión» en su día a día, lo que afectó a su salud, algo que afirma que se acredita con un parte médico de urgencias aportado en el procedimiento.

Las dos acusaciones consideran que la procesada es autora de un supuesto delito de acoso y otro leve de vejaciones injustas. Por ello, solicitan que la mujer sea condenada a 18 meses de prisión y a pagar una multa de 1.080 euros, además de que no pueda comunicarse ni acercarse a menos de 500 metros de su exnovio durante tres años.

Lo que sí varía en los escritos de ambas partes es la cantidad de la responsabilidad civil que creen que le corresponde al denunciante por los daños morales sufridos. La Fiscalía considera que tendría que ser indemnizado con 1.200 euros, mientras que la acusación particular eleva esta suma hasta los 2.000 euros.

Fotos

Vídeos