Un pediatra denunció el 11 de julio que la niña muerta en Valladolid había sido golpeada

Llegada de uno de los detenidos a los Juzgados de Valladolid.
Llegada de uno de los detenidos a los Juzgados de Valladolid. / EFE

Servicios Sociales había citado a la madre, que no apareció, el pasado día 1 para estudiar el caso. Horas después, la menor ingresó muy grave en el hospital, donde falleció

M. J. C. / E. C. VALLADOLID.

La pequeña de 4 años fallecida el jueves en un hospital de Valladolid como consecuencia de un atroz caso de malos tratos había sido atendida ya el pasado 11 de julio en el servicio de urgencias de una clínica por unas lesiones vinculadas también con un presunto maltrato. Fue el pediatra quien llamó a la Policía para denunciar que la menor presentaba heridas propias de un cuadro de esa naturaleza.

Diferentes autoridades reconocieron ayer que, en efecto, existía un parte policial por este motivo -tal y como adelantó este periódico- y que el asunto había llegado a manos del Gobierno autonómico, aunque no dieron explicaciones de la tardanza en su resolución antes del fatal desenlace. Señalaron que los técnicos de Servicios Sociales quedaron el pasado martes con la madre en su propia casa para analizar la situación. La mujer no se presentó a la cita. El miércoles, la niña ingresó ya muy grave en el hospital y un día después falleció. La progenitora, una exmilitar de 35 años que al parecer se presentó en el centro médico vestida con un traje de camuflaje, y su pareja fueron detenidos y ayer pasaron a disposición judicial.

En aquella ocasión del 11 de julio, la madre comentó al personal de urgencias de la clínica que había llevado a la pequeña porque tenía los labios hinchados y podía sufrir una alergia. Tras una exploración exhaustiva que les puso en guardia, los sanitarios decidieron llamar al centro de emergencias 112, donde les manifestaron que debían denunciarlo a la Policía Nacional, y así lo hicieron de inmediato. Al día siguiente, el pediatra fue al juzgado para corroborar la denuncia. Este atestado y los informes sanitarios llegaron a la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León desde la Fiscalía de Menores, con fecha del 21 de julio y por la vía ordinaria, no urgente.

Estos servicios llevaban desde el 26 de julio haciendo un seguimiento a la situación de la niña. De hecho, ese día los técnicos mantuvieron una primera reunión con la madre y sus dos hijas: la menor de 4 años fallecida y su hermana, de 12, que ha sido puesta bajo la tutela del Gobierno regional. Quedaron en volver a entrevistarse el día 28 en el domicilio familiar. Sin embargo, la madre llamó posteriormente a los técnicos para aplazar la cita al pasado martes por motivos laborales. Los expertos ya no encontraron a nadie en la vivienda. Al día siguiente, la pequeña entraba en urgencias con parada cardiorrespiratoria, síntomas de muerte cerebral y señales de haber sufrido una paliza y posibles abusos sexuales.

La localidad de Pedrajas de San Esteban, de unos 3.500 habitantes y donde residía la familia, se encuentra «conmocionada y en estado de shock» por la brutal muerte. El mismo sentimiento se respiraba en Valladolid, cuyo Ayuntamiento expresó su más «más firme condena» por «este horror». La asociación Clara Campoamor anunció que ejercerá la acusación popular en el caso y no tendrá «piedad» con la mujer y su pareja si se confirma su culpabilidad.

Fotos

Vídeos