El preso dado por muerto en Asturias pidió un cigarro nada más despertar

Cárcel de Villabona. /Pablo Nosti
Cárcel de Villabona. / Pablo Nosti

«Tiene neumonía como consecuencia de haberlo metido en el frigorífico de la morgue, pero está bien», explica su padre, José Carlos Montoya

OLAYA SUÁREZ

'El Chino' Montoya, el preso de la cárcel asturiana de Villabona dado por muerto ayer en Oviedo y que recobró el conocimiento justo antes de que los forenses procedieran a realizarse la autopsia, evoluciona favorablemente en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Central de Asturias y, según sus familiares, será trasladado a una habitación en planta a lo largo del día de mañana. «Tiene neumonía como consecuencia de haberlo metido en el frigorífico de la morgue, pero está bien», explica su padre, José Carlos Montoya. El joven de 29 años al que tres médicos dieron por muerto pidió nada más despertar «un cigarrillo y comida».

Su progenitor asegura que su hijo «se enteró que lo metían en una bolsa y en el depósito de cadáveres, él percibía que lo estaban tratando como si estuviese muerto, aunque no lo estaba».

«Le tenían en la mesa de autopsias y llegaron a marcarle con rotulador en el pecho para abrirle. Fue ahí cuando empezó a roncar y recobró el conocimiento», dice su padre, José Carlos Montoya, que pasó de llorar la muerte de su hijo a celebrar la vida «de un chaval que cumple condena por robar un poco chatarra para darle de comer a sus cinco hijos».

La familia, residente en Avilés, asegura que ya está en conversaciones con un abogado «para que se haga justicia». «Casi lo enterramos vivo», lamentan. Ahora esperan a que evolucione y pueda salir de la UCI. «No puede estar en la penitenciaría en estas condiciones», considera su padre, quien sostiene que los Montoya han sido tocados por el milagro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos