Fallece al precipitarse desde una altura de 80 metros sobre un árbol en Álava

Agentes de la Ertzaintza inspeccionan un vehículo estacionado en la zona donde ha ocurrido el suceso./Rafa Gutiérrez
Agentes de la Ertzaintza inspeccionan un vehículo estacionado en la zona donde ha ocurrido el suceso. / Rafa Gutiérrez

La Ertzaintza investiga un coche «robado y con el puente hecho» que pudo utilizar el hombre para acceder a la zona de La Leze, muy frecuentada por los montañeros

J. C. B. / N. P. DE N.

Poco antes del mediodía de ayer, un grito sorprendió a un grupo de montañeros y su guía que realizaban una ruta por la zona de la cueva de La Leze, en La Llanada alavesa. Sonó un «ahhhhh», relató horas después a EL CORREO uno de los ‘mendigoizales’ que todavía permanecía en ese enclave en el que tuvo lugar el fallecimiento de un hombre, «de entre 30 y 40 años» y que a última hora de la noche seguía sin ser identificado. Había acudido a la zona sin ningún tipo de documentación y todo hace indicar que estaba solo en el momento del suceso.

Tampoco portaba material de seguridad para practicar la escalada, según el comunicado oficial de la Ertzaintza remitido minutos antes de las cinco de la tarde. Fue «alrededor de las doce y media» cuando SOS Deiak recibió el aviso de que una persona había caído desde unos 80 metros de altura en la zona de La Leze, muy frecuentada por los aficionados a la montaña sobre todo en fines de semana.

Se trataba de un hombre que se había precipitado sobre un árbol y cuyo cuerpo había quedado suspendido entre las ramas, a unos 20 metros de altura, prácticamente en línea con la boca de acceso a la cueva, una oquedad originada por miles de años de erosión del río Artzanegi en la roca caliza. El agua ha urgado en las entrañas de la sierra de Altzania hasta encontrar su salida por La Leze. La belleza del paraje atrae a numerosos alpinistas y senderistas tanto de Álava como de territorios limítrofes.

Tuvo que ser necesaria la participación de bomberos de Salvatierra-Agurain y de la Unidad de Vigilancia y Rescate de la Ertzaintza para retirar el cadáver -cuando llegaron al lugar comprobaron que el cuerpo estaba sin vida- y bajarlo a la tierra, donde un médico certificó el fallecimiento.

Sin embargo, la investigación por parte de los agentes de la Policía autonómica continuó horas después. Los ertzainas tomaron huellas de un coche aparcado en la zona que pudo utilizar el hombre por la mañana para llegar hasta allí. Se trata de un Citroën rojo de unos quince años, aproximadamente, «que había sido robado. Tenía las luces dadas y el puente hecho» para su manipulación, informaron a este periódico testigos presenciales.

Los Bomberos han tenido que rescatar el cuerpo en las inmediaciones de la cueva de La Leze.
Los Bomberos han tenido que rescatar el cuerpo en las inmediaciones de la cueva de La Leze. / E. C.

Testigos interrogados

Con estos datos, las primeras pesquisas apuntaban a que no se tataba de un montañero habitual de La Leze. «No se ha visto ningún material que sí utilizamos los que conocemos esta zona» o cualquier otro lugar para practicar la escalada. Los ertzainas desplazados al lugar -que pertenece al término municipal de Asparrena- interrogaron a varios testigos, que aseguraron haber visto caer al hombre.

Al tratarse de una zona muy concurrida, y más en una jornada como la de ayer con la meteorología favorable, el suceso generó expectación y revuelo. La información recopilada por parte de los investigadores al cierre de esta edición apunta a que el fallecido pudo haber saltado al vacío, poniendo fin a su vida voluntariamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos