El maltratador que adoraba sus músculos

Imanol, con un amigo en una imagen subida a las redes sociales. /
Imanol, con un amigo en una imagen subida a las redes sociales.

Imanol Castillo, de 31 años, vivía en Elda y actualmente se encontraba en paro tras haber trabajado un tiempo en el sector del calzado

J. A. M./J. B.VALENCIA.

Del calzado a los gimnasios pasando por los juzgados y calabozos. Imanol Castillo, de 31 años, vivía en Elda y actualmente se encontraba en paro tras haber trabajado un tiempo en el sector del calzado, el propio de esta zona de Alicante, y la separación con Jessy por su conducta violenta.

Según describe en su perfil de Facebook, cursó estudios en el Instituto de Educación Secundaria La Torreta de Elche. Algunos vecinos de Elda, donde residía en la actualidad, destacaron que sufrió 'bullying' durante su infancia, si bien este punto no está corroborado por más fuentes.

Amaba el deporte y se declaraba fiel al Atlético de Madrid, pero su principal afición era el culturismo. Imanol pasaba largas horas en el gimnasio tratando de esculpir un cuerpo exageradamente musculado con el que luego llenaba sus perfiles en redes sociales. Son numerosas las fotos colgadas en los que luce masa y tatuaje ante el espejo, orgulloso, móvil en mano.

En sus comentarios en las redes también dejaba entrever el cariño que sentía hacía su hija mayor, de nueve años, fruto de una relación anterior a la de la víctima. «Cuando peor eh estado, con tu bondad y cariño me as aliviado y x eso eres tan especial.... Eres agradecida y bondadosa», escribía el año pasado con un lenguaje sembrado de faltas de ortografía.

Justo en enero del año pasado, cuando fue condenado por lesionar a su expareja, publicó algunos carteles con mensaje con alusión a su signo del horóscopo que hoy resultan llamativos. Suenan a autojustificación. «Aries, no eres vengativo, eres justiciero, que es una cosa muy distinta», reza uno de ellos. En otro se puede leer: «Aries actúa en el momento, no tartamudea si saldrá bien o mal ya se verá después. Lo importante es reaccionar a la situación». Nunca tuvo licencia de armas, pero supo cómo procurársela para convertirse en un asesino machista y dejar sin padre a esos hijos a los que decía amar.

Fotos

Vídeos