Los jueces estiman que la sentencia de 'la manada' no saldrá hasta después de Navidad

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Joaquín Galve, atiende a los periodistas a la salida de los juzgados/EFE
El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Joaquín Galve, atiende a los periodistas a la salida de los juzgados / EFE

El presidente del tribunal navarro y el Ayuntamiento de Pamplona condenan la aparición el jueves de cinco muñecos con la cara de los acusados colgados de un puente

FERMIN APEZTEGUÍA

Aún no hay sentencia, pero la Justicia ya se ha pronunciado; y lo ha hecho para pedir que se le deje trabajar en paz. A falta sólo de dos sesiones para que finalice el juicio contra los cinco acusados de violar a una joven en los sanfermines del año pasado, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Joaquín Galve, pidió ayer a la sociedad respeto a los tribunales que juzgan a 'la manada', que aún no han decidido nada.

«Es inaceptable que existan presiones, como han existido» protestó. «En ningún momento se debieran producir», dijo contundente Galve, quien además censuró los «insultos» contra los procesados. Con esta palabra calificó el alto magistrado la aparición el pasado jueves de cinco muñecos con las fotografías de los acusados colgados de un puente de Pamplona; y también la concentración de protesta «a escasos 15 metros de la ventana de la sala donde se celebra la vista oral», que «tuvo que suspenderse» hasta que terminó la concentración.

El presidente del Tribunal Superior quiso dejar claro que los magistrados no van a dejarse influenciar por mucho «juicio paralelo» que haya. «Hablé con ellos y están perfectamente. No les he visto influenciados, estaban normales, eran conocedores de lo que está sucediendo, con una actitud absolutamente normal». «No se van a sentir presionados y -añadió para aclarar toda posible duda- creo que lo veremos en la sentencia, en la que dictarán lo que consideren justo», subrayó.

Sentencia «laboriosa»

Galve explicó en esta línea que la sentencia será «laboriosa». «Ya solo viendo lo que ha durado el juicio... Hay muchos matices, muchos testigos y hay que valorarlo todo». Por ello, adelantó que no se sabe cuándo podría emitirse el dictamen judicial, aunque sí dejó entrever sus preferencias. «En una semana o dos no la vamos a tener. Luego ya entramos en Navidad y si saliera después me daría por satisfecho», avanzó.

El magistrado también se refirió a la decisión de celebrar el juicio a puerta cerrada, con la salvedad de las dos ultimas sesiones que serán abiertas. Reconoció que esta fórmula «favorece que haya diferentes opiniones», porque cada uno «da la versión que cree oportuna o la que más le interesa en este momento». Añadió que «muchos juicios de este tipo se celebran a puerta cerrada y no ocurre lo que desgraciadamente en este ha ocurrido en algunas ocasiones».

Ese mismo término utilizó el Ayuntamiento de Pamplona para rechazar «toda manifestación de odio» y valoraciones en torno a los hechos que se juzgan en el alto tribunal navarro. Los grupos municipales mostraron ayer de forma unánime su respeto a la acción de la Justicia, «a la que corresponde en exclusiva la determinación de la responsabilidad». El texto pactado por los partidos del Consistorio expresa su reiterado rechazo a las agresiones sexistas, pero destaca que «Pamplona no puede tolerar que el deseo de justicia se exprese mediante una simulación del ahorcamiento de nadie».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos