La Policía investiga a Ana Julia por la muerte de su primera hija en Burgos

La pequeña, a la que trajo desde República Dominicana, cayó por la ventana hace unos años

MELCHOR SÁIZ-PARDO

La Policía y la Guardia Civil investigan si Ana Julia Quezada, la presunta asesina del pequeño Gabriel Cruz, está involucrada en otro posible asesinato en Burgos ocurrido hace unos años. Según han revelado fuentes del caso, se trata de la muerte de su primera hija (fruto de su primer matrimonio) y que falleció al caer por una ventana. Ana Julia trajo a la niña desde República Dominicana.

La investigación de aquel suceso fue considerada una muerte accidental y Quezada no fue apuntada en ningún momento como sospechosa de asesinato. Ahora, los investigadores están revisando los datos sobre aquel suceso y tienen previsto realizar varios registros e interrogatorios relacionados con la muerte de la niña.

Quezada se instaló en Burgos cuando llegó de su país natal, República Dominicana. En la capital burgalesa reside todavía su hija de 20 años. La presunta asesina, que fue carnicera en aquella ciudad, se marchó de Burgos en 2014, acompañada de su entonces pareja para instalarse en Almería, donde trabajó durante un tiempo en la restauración antes de dejar a su anterior pareja y comenzar una relación sentimental con el padre del pequeño Gabriel.

Más información

Sospechas tras encontrar la camiseta de Gabriel

El cadáver de Gabriel Cruz, que desapareció el 27 de febrero en Las Hortichuelas (Níjar, Almería), fue encontrado en la mañana del domingo por las fuerzas de seguridad en el maletero del coche de Quezada, quien ha sido detenida en la localidad de Vícar durante un amplio operativo policial.

Vecinos de Las Hortichuelas han asegurado que comenzaron a sospechar de ella cuando, el pasado sábado 3 de marzo, Quezada afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco del menor cuando caminaba junto al padre del desaparecido. Esa camiseta contenía restos de ADN del niño.

Con el hallazgo del cadáver, la detención de Quezada y su traslado a la Comandancia de Almería se ha puesto fin a trece jornadas de angustiosa búsqueda de Gabriel, en la que según los datos de la Delegación del Gobierno en Andalucía trabajaron 1.487 profesionales y 2.574 voluntarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos