Imputado el ascensorista del hospital de Sevilla donde murió una joven que dio a luz

Rocío tenía 25 años y acababa de dar a luz a su tercer hijo./
Rocío tenía 25 años y acababa de dar a luz a su tercer hijo.

La Policía apunta a que la manipulación incorrecta del trabajador de la empresa Orona pudo causar la muerte de Rocío

S. L.SEVILLA

La juez que investiga el accidente mortal ocurrido en agosto en un ascensor del hospital de Valme, de Sevilla, ha citado como investigado para el próximo mes de enero al ascensorista del centro hospitalario sevillano, tras recibir el informe técnico a partir del cual la Policía apunta al «fallo humano» como «única hipótesis factible» del siniestro.

Según las conclusiones del informe policial remitido al juzgado de instrucción 1 de Sevilla, «la única hipótesis factible es un fallo humano producido por una manipulación incorrecta del ascensorista de la empresa Orona», cuyas iniciales son F.C.D., citado a declarar como investigado el 18 de enero en una providencia del juzgado fechada el 17 de octubre.

Los hechos ocurrieron el pasado 20 de agosto cuando la joven Rocío Cortés era trasladada en ascensor tras dar a luz a su tercera hija en el Hospital de Valme y quedó atrapada, si bien cuando se abrió la puerta y el celador se disponía a sacarla, el ascensor se activó con la puerta abierta y se elevó rápidamente, provocando un impacto por el que la joven falleció al instante por un fuerte traumatismo.

El celador avisó de la avería

El informe del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional remitido al juzgado el 11 de octubre alude tanto a la investigación realizada por la gerencia del hospital como al peritaje encargado a la entidad Atisae como «organismo de control designado por la Delegación de Industria», según los cuales desde que el celador llama por la red interna al centro de control para avisar de la avería hasta que el ascensorista llega al lugar del accidente «transcurren tres minutos en los que no se tiene constancia» de sus actuaciones.

El técnico de Orona que está siendo investigado y deberá declarar ante la juez ya prestó declaración ante la Policía. En ella admitió que recibió el aviso del celador en su oficina situada en el mismo hospital de Valme y acudió a la sala de máquinas del centro. La distancia que recorrió fue de algo más de cinco metros, pero antes de poder manipular el cuadro de mandos, escuchó un ruido y salió a ver lo que había ocurrido.

El trabajador investigado sostuvo ante la Policía que antes de manipular el cuadro de mandos desde la sala de máquinas, el ascensor se elevó matando a la joven madre

«No se ha podido explicar cómo se produjo el desbloqueo del freno del ascensor que provocó la subida del mismo a gran velocidad y con las puertas abiertas, la única hipótesis que no se ha podido comprobar es la de que se produjese la apertura del freno de mano», señala el informe. Según la Policía, accionar manualmente la palanca del freno para que un ascensor suba cuando se queda entre dos plantas «es una técnica que se utiliza de manera habitual por los ascensoristas, si bien hay que cumplir una serie de medidas de seguridad». Entre ellas desconectar el interruptor general, informar al pasajero o comprobar que las puertas están cerradas para evitar la subida «descontrolada», ya que con esta técnica «se desactivan todos los elementos de seguridad» y las declaraciones del celador indican que no se hizo nada de eso.

Añaden los investigadores que el peritaje de Atisae confirma que para que el ascensor subiera con las puertas abiertas «es imprescindible que el dispositivo se abriera» y tras descartar fallos mecánicos en la suspensión, eléctricos, de seguridad o una avería en las placas de control, «no se puede descartar un fallo humano en la maniobra de rescate».

Los tres minutos sin explicación para la Policía

Del relato que les expuso el ascensorista a la Policía, los investigadores descubren una laguna de tres minutos, que es el tiempo que transcurrió entre que llega el aviso del celador y el trabajador investigado acude a la sala de máquina y se produce el accidente. Según el informe policial ese intervalo es «suficiente» para que hubiera manipulado el ascensor, cometiendo el error de liberar la palanca de freno sin hacer las comprobaciones de seguridad.

Este trabajador, que ha sido citado por la juez junto a dos testigos peritos el próximo 18 de enero, se negó a entrevistarse con la empresa que realizó el peritaje solicitado por la Administración andaluza, según indica el informe policial. Por eso, Atisae «no ha podido establecer la hipótesis concreta de lo ocurrido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos