Herida una jinete de 15 años al caer por un barranco de 12 metros en Bergara

Personal de emergencia atienden a la niña.
Personal de emergencia atienden a la niña. / Bomberos Euskadi

La adolescente navarra, que sufrió múltiples contusiones, se precipitó por el denivel al quedar enganchada a uno de los estribos

JAVIER PEÑALBA

Su rescate no resultó nada sencillo. Postrada en el fondo de un barranco, policontusionada, rodeada de maleza, con el caballo muerto a su lado y sin una vía clara de acceso, los equipos de salvamento se las desearon para poder evacuarla. Las condiciones del terreno eran tan adversas que al final fue necesaria la intervención de un helicóptero. La joven navarra de 15 años que ayer resultó herida tras caer de un barranco de unos doce metros a lomos de un caballo se recupera en el hospital; está fuera de peligro. La menor, eso sí, sufre múltiples contusiones y permanece ingresada en el Hospital Donostia. Su caída encima del caballo le salvó la vida.

Sucedió a la una de la tarde cuando un grupo de personas, entre diez y doce, tomaba parte en una excursión a caballo por distintos senderos que discurren entre los términos municipales de Bergara y An-tzuola. En el momento de los hechos, jinetes y amazonas, provenientes de diferentes puntos de la comunidad y de fuera de ella, se encontraban en un tramo por el que antaño discurría el ferrocarril a Zumarraga, a la altura del barrio de Ar-tzamendi.

En circunstancias que están siendo investigadas por la Erzaintza, el caballo que montaba la menor se salió del camino y se precipitó al vacío por un barranco de unos doce metros de altura. Tanto la amazona como el animal sufrieron numerosas contusiones. El impacto contra el suelo produjo en el equino lesiones muy graves y falleció casi de manera instantánea en el lugar de los hechos. La chica, por su parte, en ningún momento perdió el conocimiento y los gritos de dolor pudieron ser escuchados por los restantes miembros del grupo.

Los hechos fueron puestos en conocimiento del centro de coordinación de emergencias mediante una llamada que una de las personas presentes efectuó al 112. Al lugar se desplazaron cinco miembros del cuerpo de bomberos del parque oñatiarra de Zubillaga, de la Diputación foral, así como agentes de la Ertzaintza, sanitarios de Osakidetza y miembros de la Guardia Municipal de Bergara.

Según detallaron fuentes de los bomberos, en el momento de precipitarse al vacío la menor tenía una pierna enganchada a uno de los estribos, si bien, «milagrosamente», no sufrió ninguna fractura, ya que cayó sobre el animal, lo que amortiguó el golpe y prácticamente le salvo la vida.

La joven únicamente presentaba magulladuras y golpes, el más fuerte de ellos en la espalda. «Aparte del susto, no tenía lesiones de gravedad», indicaron las citadas fuentes.

En helicóptero

A juicio del personal de rescate, la instantánea muerte del caballo tras golpearse contra el suelo fue una circunstancia que favoreció a la menor, ya que de haber quedado herido podría haberse revuelto y causar lesiones más graves a la chica, bien por aplastamiento o por las coces que pudiera haberle propinado.

Para que las labores de salvamento se llevaran a cabo en las debidas condiciones, los bomberos se vieron en la necesidad de desbrozar la zona con motosierras. Ello permitió abrir una vía y llegar hasta la joven herida. El personal médico prestó a la víctima las primeras atenciones y estabilizó a la menor que fue inmovilizada sobre una camilla con un tablero espinal que habitualmente se utiliza para prevenir lesiones en la columna o medulares.

Dado lo escarpado del terreno y ante las dificultades que los equipos de salvamento tenían para evacuar a la amazona a pie se solicitó la presencia de un helicóptero. Miembros la Unidad de Vigilancia y Rescate de la Policía vasca se personaron en el lugar y tras los oportunos preparativos procedieron a la evacuación de la chica. A bordo de la aeronave, la herida fue transportada al helipuerto del parque de bomberos en Donostia. Allí, la herida fue conducida a una ambulancia que le trasladó al Hospital Donostia. Fuentes consultadas indicaron que la menor está domiciliada en Pamplona.

Investigación policial

La Ertzaintza ha abierto una investigación para determinar las circunstancias que desencadenaron el accidente y depurar, en su caso, posibles responsabilidades. Una de las hipótesis que se barajaban es que la amazona no hubiese podido controlar al animal después de que éste se hubiese asustado.

El grupo de personas que formaban parte de la excursión había contratado los servicios de la Hípica Gailur que realiza recorridos por el entorno de Gorla. Los paseos tienen su punto de partida en el caserío Amezti Zahar, enclavado en el término municipal de Antzuola, si bien el acceso se realiza con mayor comodidad desde la carretera que conduce al barrio de Gorla.

La empresa asimismo desarrolla otras actividades como clases de equitación, cumpleaños y campamentos. Estos últimos tienen lugar en el valle de Lastur, en Deba, en el albergue Naparrenekua. No obstante, ninguna de las fuentes consultadas pudieron precisar si la menor accidentada se encontraba hospedada en el campamento de Lastur.

Fotos

Vídeos