Intentan agredir a Ana Quezada tras el registro en su vivienda de Vícar

Atlas

Antes, la Guardia Civil ha llevado a Ana Julia al pozo donde fue ocultado el cuerpo de Gabriel | Los investigadores tratan de hacer una reconstrucción de los hechos que arroje luz sobre la desaparición y muerte del niño

Rosario González / Agencias
ROSARIO GONZÁLEZ / AGENCIASMadrid

Ana Julia Quezada Cruz, la mujer detenida este domingo en Vícar (Almería) como presunta autora de la muerte del niño Gabriel Cruz, sufrió un intento de agresión por parte de numerosos vecinos tras un registro realizado este lunes en la vivienda en la que reside en este municipio almeriense.

Fuentes policiales han informado de que a la salida del edificio en el que se encuentra la vivienda de la detenida, en el Bulevar Ciudad de Vícar de la Puebla de Vícar, aguardaban centenares de personas, algunas de las cuales han proferido insultos y han intentado agredir a la mujer al subirse en el coche en el que ha sido conducida al lugar por la Guardia Civil. Han señalado además que el registro en el domicilio, que ha durado unas dos horas, ha concluido aproximadamente sobre las 19:10 horas, momento aproximado en el que han ocurrido los hechos.

La única detenida por la muerte del pequeño Gabriel había estado antes en la finca situada en el Valle del Rodalquilar, en Níjar, donde está el pozo en el que fue ocultado el cuerpo del niño. Ana Julia, la novia del padre de Gabriel, Ángel Cruz, había sido conducida hasta el lugar en un furgón de la Guardia Civil sobre las 15.30 horas. Hasta la finca se desplazó también una comitiva judicial encabezada por el juez instructor de la causa, Rafael Soriano, que ha decretado el secreto de las actuaciones.

La Guardia Civil registró desde la mañana del lunes los terrenos, custodiados desde el domingo por los cuerpos de seguridad, que han acordonado la zona. Los registros en la finca, propiedad de la familia paterna de Gabriel, comenzaban poco antes de las 13.00 horas con la llegada de la Policía Científica, que rastrea palmo a palmo el terreno junto a los investigadores y efectivos de la Policía Judicial y el apoyo de canes del Servicio Cinológico de la Guardia Civil.

La familia de la sospechosa

EFE.-"Lo encuentro extraño, nosotros somos muy humildes, nos ganamos el pan con el sudor de la frente. No creo que ella, que viene de abajo con sacrificio y esfuerzo, le venga un pensamiento y le arranque la vida a un inocente", dijo un hermano de la detenida, Juan José Quezada, en declaraciones a un informativo local de televisión.

Tras conocer por los medios de comunicación la detención de su hermana, Juan José Quezada manifestó que debe tratarse de algún tipo de montaje contra ella, "eso es un biberón que le están montando", dijo a "Noticias SIN" en la comunicad La Cabuya, en la provincia de La Vega, donde reside la familia de la detenida.

La madre de Ana Quezada, Juana Cruz, también expresó su sorpresa y dijo que sus hijos nunca se han visto envueltos en conflictos con la ley, por lo que entiende que si es culpable fue "el demonio que la indujo a cometer el hecho", al tiempo que pidió que se haga una profunda investigación, según publicó en su página web "Listín Diario".

La intención de los investigadores es llevar a cabo una reconstrucción de los hechos junto a la detenida para arrojar luz sobre lo sucedido durante los doce días en los que el pequeño Gabriel estuvo desaparecido. Ana Julia, que fue detenida este domingo cuando trasladaba en el maletero de su coche el cadáver del niño, ha permanecido desde entonces en la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, donde ha pasado la noche en sus calabozos.

La finca que se registra está ubicada a pocos kilómetros al sur de Las Hortichuelas, en el sentido opuesto hacia donde se centraron las batidas de búsqueda de Gabriel. Se trata de una terreno con varios pozos que, según han desvelado fuentes de la investigación, ya fueron revisados el primer día del operativo de búsqueda, el pasado 28 de febrero, por lo que creen que la detenida pudo ocultar el cadáver en otro punto de la finca -algunas evidencias sugieren que estuvo enterrado- y trasladar después el cuerpo hasta el pozo.

Se da la circunstancia de que la zona donde estaba oculto el cadáver está situada en un punto cardinal diametralmente opuesto al lugar donde la detenida aseguró haber encontrado la camiseta de Gabriel días antes. Según los investigadores, Ana Julia podría haber efectuado la operación de traslado del cuerpo por miedo a que fuera encontrado en alguna de las constantes batidas que se han estado haciendo en un radio de hasta 12 kilómetros del punto en el que se pierde la pista del niño y en las que han participado hasta 400 personas por jornada.

El arresto de Ana Julia se produjo en Puebla de Vícar, un pueblo almeriense a unos 80 kilómetros al oeste de Las Hortichuelas donde residía con Ángel, el padre de Gabriel. Los agentes la seguían desde hace días como principal sospechosa y, finalmente, captaron el momento en el que la mujer sacó el cadáver de Gabriel del pozo donde estaba oculto, lo metió en el maletero de su coche envuelto en mantas y condujo el vehículo hasta dicho bloque de viviendas. Cuando se disponía entrar en el garaje, los agentes le cortaron el paso y, tras comprobar que el cadáver de Gabriel estaba en el coche, procedieron a su detención.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos