La familia del preso que «resucitó» antes de la autopsia pide el indulto del resto de la pena

Los familiares de 'El Chino' Montoya, a las puertas del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). /Álex Piña
Los familiares de 'El Chino' Montoya, a las puertas del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). / Álex Piña

Le quedan por cumplir seis meses de cárcel, recuerda el padre. El Principado, que abrió un expediente, está a la espera del informe de Medicina Legal

OLAYA SUÁREZGijón

La familia de 'El Chino' Montoya, el preso dado por muerto y que 'resucitó' el domingo pasado antes de la autopsia, pide a Instituciones Penitenciarias el indulto de los seis meses de pena que le quedan por cumplir. Gonzalo Montoya fue condenado a tres años y medio por el robo continuado de cobre. El joven de 29 años fue trasladado a primera hora de la tarde de ayer desde la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) a una habitación de planta en el Hospital Central de Asturias (HUCA). «Tiene problemas graves de riñones, pero está evolucionando bien y los médicos son optimistas, después de darle por muerto ahora parece que están haciendo por que salga adelante...», explica su padre, José Carlos Montoya, que ya ha puesto el caso en manos del abogado penalista Luis Tuero para pedir responsabilidades «a la penitenciaría, a los médicos y a los forenses que estuvieron a punto de hacerle la autopsia vivo...».

Guillermo Martínez, portavoz del Gobierno del Principado y consejero de Presidencia, señaló ayer que están a la espera «del informe que elabore la directora del Instituto de Medicina Legal para conocer las circunstancias en la que se produjo esa valoración del hombre». Al expediente interno abierto por los responsables del Anatómico Forense se suma la investigación iniciada por Instituciones Penitenciarias para saber por qué dos facultativos médicos de la prisión de Villabona certificaron la defunción del preso tras encontrarlo sentado en una silla en su celda del módulo ocho durante el recuento de la mañana.

Más información

Al parecer, el hombre sufrió una sobredosis de barbitúricos y entró en coma durante la noche. Cuando los médicos -el del turno de noche y el que le daba el relevo para el turno de la mañana- le examinaron, no apreciaron la existencia de constantes vitales por lo que se activó el protocolo habitual de estos casos para proceder al levantamiento del supuesto cadáver. Hasta la cárcel se desplazó una comisión judicial. El médico forense también confirmó el fallecimiento de Gonzalo Montoya Jiménez, quien, según su entorno, ya intentó suicidarse en la celda con los cordones de los zapatos. Fue introducido en una bolsa y llevado por los servicios fúnebres al depósito de cadáveres. Fue allí, horas después de su supuesta muerte, cuando volvió en sí, empezó a roncar y recobró el conocimiento. El muerto estaba vivo.

«Lo tenían desnudo en la mesa de la autopsia y ya le habían pintado el pecho para abrirlo en canal. Esto ha sido un milagro...», dice su padre. La familia, residente en Avilés, lleva tres días apostada a las puertas del complejo hospitalario, en Oviedo, en el que 'El Chino' se recupera. «Salimos de casa para velar el cadáver y resulta que llevamos aquí desde el domingo esperando a que se recupere, esto no hay quién lo entienda», consideran sus familiares, que llegaron a acudir a Villabona para recoger el certificado de defunción.

Una sobredosis le dejó en coma

Según fuentes médicas, 'El Chino' Montoya entró en coma por sobredosis durante la madrugada del domingo. Le dieron por fallecido, y salió del estado comatoso justo cuando le preparaban para hacerle la autopsia. «Casi le hacen la autopsia vivo», lamentan sus familiares. Los síntomas de hipotermia enmascararon los signos vitales hasta hacerlos prácticamente inapreciables, lo que contribuyó a que los facultativos médicos errasen en el diagnóstico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos