La Ertzaintza trata de identificar por el ADN a la madre del bebé abandonado en la basura

La Ertzaintza trata de identificar por el ADN a la madre del bebé abandonado en la basura

La Policía pide la colaboración ciudadana y sospecha que los hechos ocurrieron «el sábado o antes», aunque no sabe dónde se deshizo del feto

AINHOA DE LAS HERAS

Los especialistas de la Unidad de Investigación Criminal (UIC) de la Ertzaintza se enfrentan a uno de los casos más complejos de los últimos tiempos. El objetivo: localizar a la madre del bebé de pocos días hallado muerto en una planta de tratamiento de residuos del monte Arraiz, sin que existan apenas pistas. A falta de conocer el resultado de la autopsia, que se le practicó a lo largo del día de ayer al feto, la investigación se centra en identificar a la madre a través del ADN. La vía más sencilla, aunque remota, pasaría por que la mujer esté fichada y su perfil genético conste en la base de datos de la Policía autonómica. Se considera casi descartado que la mujer diera a luz en un centro hospitalario.

En el caso conocido como del ‘falso shaolín’ -el profesor de artes marciales sentenciado en 2015 por asesinar a dos mujeres en Bilbao-, una de sus víctimas, Jenny Sofía Revollo, colombiana de 40 años a la que descuartizó y cuyos restos hizo desaparecer en parte, pudo ser identificada gracias a que la Ertzaintza contaba con sus huellas decadactilares. También la Policía consiguió localizar a la madre de un bebé abandonado gracias a la sangre depositada en el cordón umbilical de la criatura. Respecto al recién nacido, de sexo masculino, encontrado en la planta del monte Arraiz, una de las incógnitas que tendrán que revelar la autopsia y análisis posteriores, además de la causa de la muerte, es si sobrevivió al parto, lo que incidiría en la calificación penal de los hechos y la posible imputación.

Línea especial en el 112

Según los primeros indicios, el bebé presentaba «signos de violencia», si bien una de las posibilidades es que esas lesiones se produjeran durante el prensado de la basura en el interior del camión, el vertido al foso de la planta o el tratamiento posterior hasta llegar a la cinta transportadora donde una operaria lo encontró dentro de una bolsa de plástico el pasado miércoles. Los trabajadores de la planta de Tratamiento Mecánico Biológico (TMB) se encuentran conmocionados por el hallazgo.

En su contexto

En una cinta.
El hallazgo del bebé muerto se produjo el miércoles a las 10.30 horas en una cinta de clasificación de residuos de la TMB ubicada en el monte Arraiz. Tras realizar el levantamiento del cadáver, el feto fue trasladado al Instituto vasco de Medicina Legal, donde ayer se le practicó la autopsia.

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, hizo ayer un llamamiento a la colaboración ciudadana para que «quienes puedan tener una sospecha o hayan podido ver algo» relacionado con este hecho lo pongan en conocimiento de la Ertzaintza. Para ello ha sido habilitada una línea especial en el teléfono de emergencias 112. La máxima responsable de la Policía vasca desveló que los investigadores sospechan que el bebé pudo ser arrojado a la basura «el pasado sábado, aunque no se descarta que pudiera ser antes», debido al muelle del foso que se estaba procesando en el momento del hallazgo. Lo que de momento no se sabe es dónde se produjo el abandono.

Cada día descargan en la TMB una media de 50 camiones de basura cargados con varias toneladas de residuos. A la planta, donde se realiza un reciclado, llega basura procedente, sobre todo, de Bilbao y de Basauri, aunque también de otros municipios vizcaínos. La consejera dejó claro que cuando la muerte de un bebé obedece a un abandono, se trata como un homicidio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos