La Ertzaintza colabora en la liberación de un pakistaní secuestrado en Irán por kurdos

Gendarme turcos en un puesto fronterizo./EL CORREO
Gendarme turcos en un puesto fronterizo. / EL CORREO

En la operación, iniciada a partir de la denuncia de un hermano de la víctima en Gipuzkoa, intervino la Policía Nacional y la Gendarmería turca

ELCORREO.COM

Una investigación de la Ertzaintza propició el pasado mes de octubre la liberación de un ciudadano paquistaní secuestrado por un grupo criminal en Irán, y cuya captura fue denunciada por el hermano de la víctima en una comisaría de Gipuzkoa. El trabajo del grupo negociador de la Ertzaintza, supervisado por un juzgado de San Sebastián y en coordinación con la Policía Nacional, concluyó con la liberación del rehén y la detención de los tres secuestradores. Un segundo rehén sin vínculo con el País Vasco fue liberado también en la misma operación.

El caso comenzó el pasado 14 de octubre, cuando un ciudadano paquistaní con residencia en Gipuzkoa denunció el secuestro de su hermano, que se encontraba realizando un viaje por carretera desde Irán hacia Turquía, en una zona próxima al paso fronterizo de Mako. Los secuestradores, pertenecientes a grupos kurdo-iraníes, exigían a la familia el pago de un rescate en dinero para su puesta en libertad.

En la frontera

Una vez conocidos los hechos, expertos de la Ertzaintza iniciaron las tareas de negociación para lograr la liberación del secuestrado. Esa labor se prolongó casi dos semanas hasta propiciar su puesta en libertad el pasado 25 de octubre en Irán cerca de la frontera con Turquía. El arresto de los secuestradores se llevó a cabo horas después por la Gendarmería turca en territorio de este país y cerca de esa misma frontera.

Toda la investigación fue supervisada por el Juzgado de Instrucción número 1 de Donostia- San Sebastián. Asimismo, se activaron todos los protocolos internacionales establecidos, dando comunicación a Interpol, a la embajada de Pakistán y abriendo una vía de comunicación rápida con el agregado de policía de la embajada de España en Turquía. Para esa tarea se contactó con la Sección Central de Secuestros y Extorsiones de la Policía Nacional, con quienes se coordinó el Grupo de Negociación de la Ertzaintza.

Torturas

Los secuestrados sufrieron agresiones físicas y psíquicas continuas por parte de sus captores, e incluso remitieron a sus familiares imágenes de las citadas torturas y lanzaron amenazas verbales contra la integridad física de los cautivos. El denunciante residente en Gipuzkoa llegó incluso a atender llamadas de su hermano en las que suplicaba el pago del dinero para acabar con el sufrimiento.

La tarea de negociación de la Ertzaintza contó con la complejidad de la distancia física y el uso del urdu, idioma nacional en Pakistán, lo que hizo necesario un servicio de traducción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos