La Ertzaintza alerta del repunte de hurtos a ancianos mediante el 'abrazo solidario'

Momento en que una de estas delincuentes trata de sorprender a su víctima con un abrazo inesperado/LUIS CALABOR
Momento en que una de estas delincuentes trata de sorprender a su víctima con un abrazo inesperado / LUIS CALABOR

Las víctimas son abordadas en la calle por los ladrones que, como agradecimiento a un favor, aprovechan el contacto físico para robarles joyas y otros objetos de valor

EFEVITORIA

La Ertzaintza ha alertado este miércoles sobre el repunte de hurtos a ancianos mediante el llamado 'abrazo solidario', ya que solo en abril se registraron 50 casos en Euskadi y el año pasado hubo 340 sustracciones de este tipo.

Ante la llegada de la época estival, el Departamento vasco de Seguridad prevé un aumento de estos robos en los que las víctimas son abordadas en la calle, sobre todo por mujeres jóvenes, que solicitan a personas mayores que llevan alguna joya a la vista información sobre una dirección o sobre la ubicación de un hospital o una iglesia. Acto seguido, muestran su agradecimiento mediante un abrazo con el que logran tener contacto físico para apoderarse de objetos de valor visibles como joyas, relojes e incluso carteras.

En algunos casos son varones quienes se acercan a las víctimas con alguna propuesta de índole sexual y, mediante caricias, logran robar cadenas, medallas o sujetan la mano para extraer el reloj o los anillos. En ocasiones el abrazo lo da una persona, que suele ir acompañada discretamente por otras que la protegen y facilitan la huida en caso necesario. Otras veces, los ladrones van en coche y cuando eligen a su víctima la atraen hasta el vehículo para sustraer sus pertenencias al descuido desde la propia ventanilla.

También suele bajarse del coche alguna ocupante para agradecer la supuesta ayuda facilitada, aunque también se han dado situaciones de tirones violentos. Otra modalidad de este robo es atraer la atención de la víctima al aludir a su parecido con algún familiar o regalarle alguna baratija para tener contacto físico al ponérsela.

95 robos

El Departamento de Seguridad ha detallado que entre enero y abril de este año se han denunciado 95 robos de este tipo, 50 de ellos solo en abril, y en 2017 se notificaron 340 sustracciones con este método. El año pasado Bizkaia fue el territorio más afectado con 243 denuncias, seguido de Gipuzkoa con 66 y Álava con 31.

La mayoría de las víctimas son personas de edad avanzada, al ser más vulnerables y ofrecer una menor resistencia. Los autores, en su mayoría mujeres jóvenes de baja estatura y complexión fuerte, que forman parte de un grupo itinerante especializado en estos hurtos.

Por ello la Ertzaintza recomienda a las personas mayores evitar hacer ostentación de joyas, no hablar con desconocidos, desconfiar de quienes les intenten embaucar o distraer de manera repentina e improvisada y quieran un contacto físico sin motivo, y no ir solos sobre todo cuando vayan a hacer gestiones bancarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos