Detienen a tres trabajadores de un kebab de Pamplona por envenenar la comida con matarratas

El matarratas impregnaba la mesa en la que los trabajadores manipulaban la comida. /Deleg. Gob Navarra
El matarratas impregnaba la mesa en la que los trabajadores manipulaban la comida. / Deleg. Gob Navarra

Una joven fue ingresada en un hospital con una «extraña alteración» en la coagulación de la sangre, «no explicable» desde un punto de vista médico; la Policía nacional busca más posibles víctimas

ELCORREO.COM

El ingreso de una joven en un hospital de Pamplona con una «extraña alteración» en la coagulación de la sangre, «no explicable» desde un punto de vista médico, fue el arranque de las pesquisas que han acabado con la detención de tres trabajadores de un conocido kebab de la capital navarra por envenenar la comida que servían en el local con raticida. Mientras A.A.B, B.Z.U y K.M., de origen paquistaní, han sido arrestados como presuntos autores de un delito contra la salud pública y otro de lesiones, los agentes encargados del caso han hecho un llamamiento público para localizar más posibles víctimas.

La investigación se inició después de que una mujer y su pareja presentasen síntomas de una intoxicación. Mientras el hombre se recuperaba en apenas siete días, su compañera veía como los síntomas continuaban e incluso empeoraban, hasta que finalmente fue ingresada en el Hospital de Navarra.

Una vez descartado que la víctima estuviese siguiendo un tratamiento con anticoagulantes, los médicos se quedaron soprendidos por la patología que presentaba que, tras numerosos exámentes, solo podían atribuir a la ingestión de matarratas

Tras estudiar los hábitos de los jóvenes de los días antes a su indisposición, las pesquisas llevaron a los investigadores a un conocido restaurante tipo 'doner kebab' ubicado en la calle Juan María Guelbenzu de la capital Navarra, donde los afectados habían encargado la cena días atrás. Desde el primer momento ambos percibieron un «extraño sabor» en la comida que, sin embargo, achacaron a algún cambio en las salsas empleadas. Fue poco después de esa comida cuando los jóvenes se sintieron indispuestos.

Miembros de distintas Brigadas de Policía Nacional (Judicial, Extranjería y Policía Científica), personal de la Inspección de Trabajo y de los Servicios de Sanidad del Ayuntamiento de Pamplona, efecuaron un registro del local, que permitió hallar distintas cantidades de un producto raticida altamente tóxico, que impregnaba incluso la encimera donde los empleados manipulaban la comida antes de servirla. El local quedó precintado en el momento del registro como medida cautelar.

La Jefatura Superior de Policía pone a disposición de los posibles afectados por estos hechos, los números de teléfono 948.299.786/7, donde podrán ampliar la información, en su caso, en las correspondientes denuncias ampliatorias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos