Zoido vincula la agresión a unos agentes en Algeciras con la «violencia callejera»

La Policía Nacional ya ha detenido a tres atacantes e identificado a otros nueve

CECILIA CUERDOSevilla

El ministro de Interior Juan Ignacio Zoido se ha apresurado este lunes a desvincular la agresión sufrida este fin de semana por nueve agentes de la Guardia Civil en Algeciras (Cádiz) de cualquier represalia vinculada a los narcotraficantes, asegurando que se trató de un acto de «vandalismo o de violencia callejera». «Se trata de un hecho muy grave, no queremos minimizarlo y como tal lo vamos a tratar», dijo, insistiendo en que «no habrá impunidad ni contra las mafias que trafican con droga en la zona ni con las personas que actúan con una violencia inusitada como desgraciadamente ha ocurrido».

Durante una visita a instalaciones de la Guardia Civil en Marbella, (Málaga) Zoido ha adelantado que la Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación, ya ha practicado tres detenciones entre los atacantes y que hay otros nueve agresores identificados. Según ha indicado, solo dos de ellos tendrían antecedentes por tráfico de drogas, «por lo que no podemos estar alarmando en ese sentido». Así, insistió en que «el tumulto se originó antes de que los agresores supieran que eran agentes», y que uno de ellos dio «tres disparos al aire» para evitar más altercados y «tener que evitar consecuencias mayores».

De esta manera, según el relato de Zoido, cuando los agentes, dos sargentos y siete integrantes del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, se dirigían en la tarde del pasado sábado al aparcamiento del restaurante en el que habían almorzado, ubicado en la barriada El Rinconcillo, se toparon con una pelea entre un grupo de al menos 40 personas que estaban asistiendo a una banquete de comunicación en el mismo local. Los participantes se golpeaban con todo lo que encontraban a su paso, desde botellas rotas a piedras, maceteros e incluso bates de beisbol, por lo que los nueve agentes, fuera de servicio, trataron de intervenir en la bronca para frenarla, resultando también golpeados.

En mitad de la trifulca, ellos se identificaron como miembros de las fuerzas de seguridad, pero los agresores optaron por no hacerles caso y seguir con la pelea, por lo que uno de ellos tuvo que sacar su pistola reglamentaria y realizó tres disparos al aire para intentar parar el enfrentamiento. A causa del incidente, nueve agentes resultaron heridos con golpes y requirieron atención sanitaria, aunque fueron dados de alta a las pocas horas. También necesitó asistencia médica uno de los agresores, que presentaba además claros signos de embriaguez.

«Fueron agredidos por un grupo, me atrevería a decir, de indeseables», zanjó, «y los responsables de todo esto serán puestos a disposición judicial», insistiendo en que por la información que maneja la Policía Nacional «estamos hablando de un acto de vandalismo, de violencia callejera y tumultuaria que no tiene nada que ver con otras cuestiones». El ministro de Interior señaló que ya ha podido hablar con el teniente del GAR desplazado al Campo de Gibraltar y con uno de los agentes que se vio involucrado en el incidente, a quien agradeció «su profesionalidad y actuación que evitó males mayores». También destacó que fruto del aumento de la presencia policial en el Campo de Gibraltar en los últimos meses para combatir el narcotráfico han aumentado las incautaciones de estupefacientes y las detenciones, y que la tasa de delitos ha bajado en la comarca.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos