Denuncian al hospital y a la empresa que mantenía el ascensor en el que murió la joven madre

Familiares de Rocío, en el hospital donde tuvo lugar el trágico suceso. / Atlas

La víctima, de 25 años, falleció al atraparle la cabeza el elevador cuando la llevaban en camilla tras dar a luz a su tercera hija

ELCORREO.COM

La familia de Rocío Cortés, la joven de 25 años fallecida en el hospital Virgen de Valme de Sevilla atrapada en un ascensor después de dar a luz a su tercera hija, ha denunciado al centro sanitario y a la empresa encargada del mantenimiento del elevador. Un juzgado de instrucción de Sevilla ha abierto diligencias para investigar el accidente.

El padre de la víctima, Juan Cortés, declaró ayer que la familia está «destrozada». «Es algo muy fuerte. Me han matado a mi niña bonita», se lamentaba abatido. «Rocío era una joven muy querida. Era un cascabel, si algo salía mal ella le daba la vuelta», comentaban sus familiares, que reclamaban «justicia». El padre no entendía que un accidente como el que acabó con la vida de la mujer pueda ocurrir porque «un ascensor que está las 24 horas del día subiendo y bajando personas» debe contar con sus correspondientes garantías en materia de seguridad. «Ya está hecha la denuncia en el juzgado de guardia», confirmó Cortés.

La tragedia ocurrió a última hora de la mañana del sábado cuando, después de dar a luz a su tercera hija mediante una cesárea, la joven vecina de Dos Hermanas estaba siendo trasladada del paritorio al área de planta. Un celador introdujo la camilla en uno de los ascensores. El elevador comenzó a subir sin que el extremo de la camilla donde reposaba la cabeza de la chica estuviese dentro del habitáculo, lo que provocó que quedase aprisionada contra las estructuras superiores al elevarse el ascensor.

Información relacionada

El celador intentó desesperadamente parar el ascensor y liberar a la joven madre pero no lo logró. Los médicos del hospital sevillano acudieron en pocos minutos pero no pudieron hacer nada por salvar su vida.

Investigación

El juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla indaga ya las circunstancias del accidente. Está a la espera de recibir un atestado por parte del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional y el resultado provisional de las pruebas de autopsia practicadas al cadáver. La Junta de Andalucía también ha abierto una investigación, explicó la consejera de Salud, Marina Álvarez.

El ascensor donde murió la joven, según la consejera, «había pasado todos los controles y cumplía con la reglamentación». La instalación completó la última revisión técnica el pasado 12 de agosto, así como la inspección reglamentaria del Organismo de Control Acreditado el pasado mayo. La Administración sanitaria ha encargado un informe a la empresa responsable del mantenimiento.

La dirección del hospital reiteró ayer su «pésame a la familia» de la joven fallecida, ante «estas circunstancias especialmente trágicas y duras». Los responsables del centro sanitario sevillano resaltaron que están ofreciendo a los allegados de la víctima «todo el apoyo, la información y la atención psicológica que precisen». También está recibiendo asistencia psicológica el celador que llevaba a la joven en la camilla en el momento del accidente.

Temas

Sevilla

Fotos

Vídeos