Condenan a un motorista ebrio que mostró los genitales a la Policía

El hombre, que condujo de manera temeraria por A Coruña intentando huir de los agentes, se negó a hacerse la prueba de alcoholemia y al ser apercibido se bajó los pantalones y les espetó: «Sopla aquí»

ELCORREO.COM

Nueve meses de cárcel y quince de retirada de carné. Es la pena que ha impuesto un juzgado gallego a un motorista ebrio que faltó al respeto a los agentes que le detuvieron. Los hechos se remontan a la madrugada del 10 de mayo de 2015, cuando sobre las cinco una patrulla de la Policía de A Coruña observó que un hombre aparentemente ebrio trataba de subirse a una moto sin poder apenas mantener el equilibrio. En ese momento le dieron el alto y el motorista, lejos de hacerles caso, emprendió la huída.

La sentencia detalla que condujo de manera temeraria sin respetar semáforos ni límites de velocidad y que llegó a circular a 100 kilómetros por hora. En un momento en el que tenía dos coches policiales detrás de él, perdió el control de la moto y cayó.

Se dio aviso al vehículo de atestados para que le hiciera la prueba de alcoholemia al conductor, lo que provocó una reacción violenta por parte del motorista. «Cuando esté libre, voy a por vosotros y os abro la cabeza», espetó a los agentes que le custodiaban. Sin dejar de insultar y amenazar se le ordenó someterse a la prueba del alcoholímetro, que se limitó a colocar en la boca sin soplar. Fue entonces cuando los policías le advirtieron que depusiera su actitud si no quería ser arrestado. Lo que provocó una inesperada respuesta por parte del hombre, que se bajó los pantalones, mostró sus genitales y dijo a un agente: «Sopla aquí». Se le comunicó entonces que iba a ser trasladado al juzgado si seguía con faltas de respeto como esas. Advertencia a la que hizo caso omiso: «Entonces también puede venir el juez a soplar aquí», continuó.

No quedó ahí la cosa porque un mes después esta misma persona fue sorprendida nuevamente en estado de embriaguez a bordo de la moto. Y al ser apercibido repitió exactamente el comportamiento de la vez anterior: se tocó los genitales e insultó a los agentes. Tras ser denunciado, el tribunal ha impuesto al motorista ebrio una pena de 9 meses de cárcel y otros 15 sin carné.

Fotos

Vídeos