Montañismo

Una avalancha acabó con la vida de Zerain y Galván

Imagen de archivo de Alberto Zerain.
Imagen de archivo de Alberto Zerain. / E. C.

El helicóptero de salvamento que ha conseguido sobrevolar el área encuentra evidencias de que la arista desde la que la radiobaliza que llevaba el montañero alavés dejó de emitir fue alcanzada por un alud

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

Malas noticias desde el Nanga Parbat. El helicóptero de rescate que se ha dirigido a la zona del Nanga Parbat donde desapareció el montañero alavés Alberto Zerain ha descubierto los restos de una gran avalancha en el mismo lugar en el que la radiobaliza que portaba el deportista desaparecido dejó de emitir. Según el equipo del propio escalador, las condiciones en las que han encontrado el lugar no dejan otra opción que «descartar que se puedan encontrar supervivientes».

Alberto Zerain, uno de los grande del himalayismo vasco, desapareció el sábado pasado junto con su compañero de escalada, el argentino Mariano Galván, en la arista Mazeno, una complicada cresta de nueve kilómetros. En el momento en el que se dejaron de recibir noticias del alavés se iniciaron las expediciones de búsqueda para intentar localizarle. Estas tareas se han visto obstaculizadas por las malas condiciones climatológicas que a lo largo de la semana han impedido a los helicópteros de rescate sobrevolar el Nanga Parbat (8.125 metros).

Esta mañana una de las aeronaves que ha despegado desde el aeropuerto pakistaní de Skardu ha conseguido llegar hasta la arista Mazeno. El aparato ha realizado dos vuelos en los se ha sobrevolado la última posición conocida de los alpinistas y la penúltima zona desde la que emitieron una señal. Desde el aire tan solo se han podido apreciar restos de una gran avalancha, provocada por una gran placa de nieve desprendida que arrasó la arista. Tras este descubrimiento, las labores de búsqueda han sido oficialmente suspendidas, según ha declarado a la agencia AFP Muhammad Iqbal, propietario de Summit Karakorum, la compañía que había organizado la expedición. «La operación de rescate se suspendió debido a que el equipo de rescate no logró localizarlos esta mañana», indicó.

Tres días en la tienda

El dispositivo GPS de Zerain y su compañero había emitido sus últimas señales desde la arista Mazeno el pasado sabado. La primera vez lo hizo a 6.270 metros y la segunda a 6.112 metros. En ese momento, la distancia descendida no se consideró preocupante, aunque sí que consideró extraño el recorrido que marcaban las coordenadas, que no correspondían a la ruta prevista por los montañeros. En principio, los puntos geográficos indicaban que se habían alejado de la cresta.

La semana pasada, 14 alpinistas extranjeros que intentaban coronar el Nanga Parbat tuvieron que regresar al campamento base debido a las malas condiciones climáticas. Zerain y Galván habían abandonado el campamento base el 19 de junio, pero se refugiaron en su tienda durante tres días a 6.100 metros de altura debido al mal tiempo. Intentaron llegar a la cumbre de nuevo, pero perdieron el contacto con los otros escaladores el viernes de la semana pasada. Su última señal procedió del GPS.

Ruta alternativa

Alberto Zerain y su compañero Mariano Galván estaban comprometidos en el proyecto '2x14x8.000', con el que pretendían doblar el ascenso a los ochomiles. Zerain eligió para esta aventura el ascenso a través de la arista Mazeno, una vía por la que solo se había conseguido llegar a la cumbre en 2012, en una expedición de los escoceses Sandy Allan y Rick Allen. El propio himalayista alavés había intentado superar ese complicado paso en 2011 pero no lo consiguió por las adversas condiciones climatológicas.

En las declaraciones previas a intentar el ascenso al Nanga Parbat, Zerain aseguró que se sentía fuerte físicamente tras haber hecho cumbre en el Annapurna pero era consciente de las dificultades del camino elegido. «La dimensión de este tipo de montaña requiere que hagas una fotografía y que sepas interpretarla», aseguró a comienzos de junio. El alavés, en todo caso, ya había previsto una ruta alternativa en el caso de que las complicaciones logísticas y la nieve profunda prevista en la zona impidieran atravesar la arista. El sábado pasado, sin embargo, esa complicada ruta se volvió en contra del escalador vasco.

Fotos

Vídeos