La autopsia del niño de Elda no es concluyente pero apunta a una posible asfixia

Agentes de la Policía Científica inspeccionan las inmediaciones de la vivienda ubicada en la calle Quijote de Elda. / Efe

Las investigaciones se centran en el círculo de amistades del padre del menor de ocho años, que sufría varias patologías, entre ellas autismo y epilepsia

JAVIER MARTÍNEZValencia

Un niño autista de 8 años murió el miércoles en Elda (Alicante) durante el asalto a una vivienda perpetrado por dos hombres que ocultaban sus rostros con sendos cascos de moto. La pareja del padre adoptivo del menor fue atada a una silla por los asaltantes, y tenía una bolsa en la cabeza y numerosos golpes cuando la auxilió una vecina tras escuchar gritos. Los dos individuos huyeron cuando el niño sufrió una parada cardiorrespiratoria mientras la mujer seguía maniatada a su lado sin poder ayudar al menor.

La autopsia practicada al pequeño no ha sido concluyente en cuanto a la causa exacta de su muerte aunque apunta a una posible asfixia. Fuentes de la investigación han informado de que el menor, que sufría varias patologías, entre ellas autismo y epilepsia, no presentaba signos externos de violencia ni contusiones. Pero fueron momentos de mucho miedo para el pequeño, que presenció cómo golpeaban a la pareja de su padre. Debido a la inconcreción de los resultados del examen forense, se han enviado muestras biológicas del niño al Instituto Nacional de Toxicología, en Madrid, para ver si se obtienen más datos que permitan esclarecer el caso.

Los violentos hechos ocurrieron sobre las 20.30 horas del miércoles en un piso de Elda, donde el niño estaba pasando unos días de vacaciones con su padre adoptivo y la pareja de este. Los asaltantes esperaban a la joven y al niño en el rellano de la vivienda y, tras obligarlos a entrar, propinaron golpes a la mujer y luego la maniataron.

Tras escuchar gritos en su edificio, una vecina salió de su casa y se asomó al rellano de la escalera para ver qué pasaba. La mujer encontró la puerta entreabierta de la vivienda de su vecino y decidió entrar sin saber que dos hombres habían asaltado el piso. En ese momento descubrió la dramática escena. El cuerpo de un niño semidesnudo yacía en el suelo, y una joven de unos 30 años y embarazada de cuatro meses estaba maniatada en una silla y pedía auxilio. La víctima tenía también una bolsa en la cabeza. La vecina llamó al 112 y ayudó a la mujer a desatarse.

Tras tener conocimiento de los graves hechos, varia patrullas de la Policía Nacional y Policía Local de Elda acudieron con urgencia al lugar. También se movilizó un equipo del Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU). Los alrededores de la casa se llenaron de policías y sanitarios en pocos minutos. En un primer momento, los agentes creían que la mujer y el niño, que estaba semidesnudo, podrían haber sufrido una agresión sexual, pero luego lo descartaron cuando hablaron con la víctima.

Primeras investigaciones

Según informaron fuentes de Centro de Información y Coordinación de Urgencia (CICU), los servicios sanitarios de emergencias y la policía recibieron a las 21.19 horas el primer aviso del asalto. El personal del SAMU practicó maniobras de reanimación al niño durante cerca de 45 minutos, pero no lograron recuperar sus constantes vitales. El niño vivía desde los tres años de edad con sus padres adoptivos, que se separaron, y justo esta semana al menor le tocaba pasarla con su padre.

Las primeras investigaciones del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se centran en el círculo de amistades del padre del niño. Los agentes también realizan pesquisas para la identificación de los dos asaltantes, aunque ocultaron sus rostros con los cascos de moto y la víctima facilitó a la policía pocos rasgos físicos de estos individuos. La policía no descarta el móvil del robo pese a que no parecía que faltaran objetos de valor en la vivienda. El Grupo de Homicidios investiga también si el padre del niño había recibido amenazas.

La mujer hallada maniatada, cuyo nombre omitimos para preservar su intimidad, es la novia del padre adoptivo del menor. La víctima recibió varios golpes pero el bebé que espera no corre inicialmente peligro, según el reconocimiento ginecólogico que le realizaron. La mujer fue trasladada al Hospital General Universitario de Elda, donde permaneció ingresada toda la noche.

El padre adoptivo del menor, que no se encontraba en ese momento en la casa, también fue trasladado al hospital al sufrir un ataque de ansiedad cuando le informaron que el pequeño había fallecido. Varios amigos de la pareja acudieron al domicilio cuando se enteraron de la trágica noticia. Estas personas babían estado con él hasta que recibió una llamada de la policía sobre las 21.30 horas.

Fotos

Vídeos