Absueltos tras pasar dos años en prisión acusados de una agresión sexual en San Sebastián

Imagen de una juzgado de San Sebastián. /
Imagen de una juzgado de San Sebastián.

Los hechos ocurrieron en una casa abandonada donde vivían de «okupas» los dos inculpados y la denunciante. Los procesados, dos varones marroquíes de 21 y 33 años, han sido condenados a pagar multas por valor de 1.720 euros por un delito de lesiones

A. S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN

Después de pasar 23 meses en la cárcel de Martutene acusados de un delito de agresión sexual, la Justicia ha determinado que no se puede probar que cometieran tales hechos y, por tanto, les ha otorgado la absolución. Es el caso de dos hombres de nacionalidad marroquí que ingresaron en prisión provisional en enero de 2016 y que han permanecido privados de libertad hasta ahora, que la Audiencia de Gipuzkoa ha emitido la sentencia que les exculpa de los hechos por los que estaban denunciados.

El episodio ocurrió en enero de 2016, en un inmueble abandonado de Donostia. La denunciante, una mujer de mediana edad y de nacionalidad portuguesa, aseguró que los acusados le robaron, le golpearon y le agredieron sexualmente. Asimismo, su expareja también denunció que estos le dieron una paliza. Sin embargo, el día del juicio, celebrado hace un mes en la Sección Primera, la presunta víctima afirmó que no se acordaba de nada. Ni de si le agredieron, y tampoco de por qué había puesto la denuncia. La mujer, que sufre un trastorno psicótico, tuvo que abandonar la sala durante su declaración, que fue difusa, llena de silencios y en la que ni aclaró ni corroboró los hechos que en su día denunció ante la Ertzaintza.

La fiscal pedía nueve años de cárcel para ambos hombres por un delito de agresión sexual

Tras valorar las declaraciones de las partes implicadas y las pruebas periciales presentadas en el juicio, la Audiencia ha absuelto a los dos acusados por el delito de agresión sexual que les mantenía en prisión provisional desde enero del año pasado y por el que se les pedía nueve años de cárcel.

Sin embargo, los dos hombres, naturales de Marruecos, han sido condenados por un delito de lesiones leves infligidas sobre ambos denunciantes. Así, se les insta a una pena de siete euros al día durante tres meses cada uno, multa que los jueces estiman «ejecutada» por el periodo que ambos han cumplido en la cárcel en régimen de prisión provisional. Además, los acusados deberán pagar conjuntamente sendas multas a modo de indemnización de 250 euros a la mujer y de 210 euros a su expareja.

De «okupas»

Los hechos tuvieron lugar durante la madrugada del 9 de enero de 2016 ,en un inmueble vacío situado en la calle San Bartolomé de Donostia. Tanto las víctimas como los acusados vivían en dicho edificio como «okupas». Según explicó la fiscal, esa noche la denunciante, una mujer de nacionalidad portuguesa, fue asaltada por tres varones de origen magrebí en el rellano del segundo piso del inmueble. Tal y como relató, estos la agredieron y dos de ellos la sujetaron por brazos y piernas contra la pared, mientras otro la amenazaba con un cuchillo y le realizaba tocamientos tanto en sus pechos como en sus genitales.

La representante del ministerio fiscal explicó que la mujer comenzó a gritar pidiendo auxilio, lo que alertó a su pareja sentimental, un hombre de origen norteafricano, que al acudir a ayudar a su compañera fue también agredido por los acusados.

En el juicio la víctima declaró que no recordaba los hechos ni por qué les denunció por tocamientos

Los dos acusados dieron una versión muy distinta de los hechos. Según declararon, fue el novio de la víctima quien irrumpió a la fuerza en su domicilio tras haberse negado a darle un cigarrillo y que entre ellos se produjo un forcejeo. Asimismo uno de ellos afirmó que la pareja de la víctima portaba un cuchillo, aunque el otro indicó que se trataba de un bate de béisbol.

El día del juicio, no obstante, la presunta víctima afirmó que el día de los hechos se disponía a salir de casa cuando se encontró en el descansillo con varias personas que no conocía. Si bien señaló que éstas trataron de quitarle el móvil, a la pregunta de si los agresores le realizaron tocamientos, respondió que no lo recordaba. A las cuestiones sobre si los agresores la golpearon o si la amenazaron con un cuchillo, contestó que no lo sabía y tampoco por qué interpuso la denuncia.

Una médico forense que examinó a la víctima afirmó en el juicio que ésta sufre un cuadro psicótico previo a los hechos que le provoca alucinaciones e incapacidad para emitir un discurso sobre lo sucedido. No obstante, la sentencia establece que ese trastorno «no afecta a su capacidad de percepción ni a la narración de lo ocurrido», y determina que «la falta de imputación de los hechos por parte de la denunciante» impide corroborar que los acusados le agredieran sexualmente. Una acusación por la que han pasado dos años de cárcel.

Fotos

Vídeos