Solo quienes ya tienen hijos podrán acogerse en 2019 al permiso de paternidad de 16 semanas

Un total de 13.627 padres vascos disfrutaron del mes de permiso retribuido el año pasado./E. C.
Un total de 13.627 padres vascos disfrutaron del mes de permiso retribuido el año pasado. / E. C.

La medida, principal novedad del IV Plan de Apoyo a las Familias, beneficiará a 6.700 progenitores y se extenderá al primer bebé antes de 2022

ARANTZA ALDAZ

La medida estrella en materia de conciliación e igualdad ya tiene fecha de estreno. Euskadi implantará el permiso de paternidad de 16 semanas a partir de 2019. Lo hará de forma gradual, como anunció en su día el Gobierno vasco, que ha decidido empezar por los padres que se acojan a una excedencia para cuidar a sus segundos o sucesivos hijos recién nacidos. Serán alrededor de 6.700, más o menos la mitad de los hombres que tienen descendencia en un año, según la estadística de Eustat. A ellos les corresponde el actual permiso de paternidad de un mes, que costea la Seguridad Social, y podrán añadir tres meses más con el sueldo pagado, a cargo esta vez del Gobierno vasco, que financiará esa excedencia laboral. En total, serán 16 semanas, las mismas de las que ya disfrutan las madres.

Los cónyuges que den la bienvenida a sus primeros hijos, casi 7.000 vascos al año, tendrán que esperar un tiempo para acercarse al sueño nórdico y podrán beneficiarse de esta fórmula antes de 2022, aunque la intención es que ese periodo en el que no puedan acceder a la medida sea lo más breve posible. Así figura en el IV Plan de Apoyo a las Familias. Tendrá una vigencia de cuatro años y recoge 50 actuaciones, entre las que destaca por su peso económico y calado social la apuesta por extender el permiso de paternidad.

Información relacionada

La aprobación del documento el pasado martes por el Consejo Vasco de Familia es la antesala para que el plan reciba la luz verde oficial por parte del Consejo de Gobierno, que deberá modificar el actual decreto de ayudas para la conciliación familiar y laboral. Porque la futura prestación no es un permiso de paternidad propiamente dicho, sino que Euskadi completará las cuatro semanas que ahora financia el Gobierno central con 12 semanas más bajo la figura de la excedencia laboral. La condición para que realmente sea el padre -o, mejor dicho, el cónyuge no gestante, porque también se aplicará a parejas del mismo sexo que hayan tenido descendencia- el que se encargue de la crianza del hijo es que esa ayuda se disfrute en el primer año de vida del bebé y de forma separada a la madre. De esta manera, el recién nacido podría estar cuidado en casa ocho meses.

La futura ayuda

¿Quién podrá cobrarla?
Condiciones: La futura ayuda del Gobierno vasco costeará la excedencia de 12 semanas a los padres, a las que se sumará las cuatro de la Seguridad Social. Deberán disfrutar de ese permiso en los 12 primeros meses de vida del bebé y de forma separada a la madre.
¿Cuándo entrará en vigor?
Previsión: Se empezará en 2019, con los padres que se acojan a una excedencia para cuidar a sus segundos o sucesivos hijos recién nacidos. La medida se extenderá a los padres que tengan a su primer bebé antes de 2022.
¿Cuánto costará?
Estimación: Las 12 semanas extra que financiará el Gobierno vasco pueden rondar los 75 millones de euros al año. El Ejecutivo asumirá el pago del salario que esa persona recibe estando trabajando, pero no habrá cotización a la Seguridad Social por ese periodo, porque se trata de una ayuda por excedencia.

En un primer momento, el Gobierno vasco anunció esta inédita medida solo para los funcionarios, pero a las pocas semanas corrigió la brecha que se abría con el resto de trabajadores al dar un paso más y extender las 16 semanas de permiso para el conjunto de padres. Ahora bien, a la hora de regular estas nuevas ayudas, sí va a desligar al personal público, que se regirá a través de la Ley de Empleo Público Vasco, donde se contemplará el permiso de paternidad de 16 semanas para cada miembro de la pareja, con remuneración del 100% de la base de cotización y con carácter intransferible. Los padres de la empresa privada deberán solicitar una excedencia laboral y podrán recibir 12 semanas de financiación pública. Serán los primeros de España en poder aspirar a 16 semanas de permiso.

Más del doble de gasto

Al ser una medida voluntaria, el Gobierno vasco da por hecho que el 100% de los potenciales beneficiarios de estas ayudas no se acogerá a ellas. Los primeros irán abriendo camino hasta que la medida haya calado y se asuma con naturalidad. Así ocurrió en el primer año de arranque del permiso de paternidad de la Seguridad Social en 2007, cuando solo un 12,2% de las licencias por hijo se correspondían con la paternidad. Hoy, prácticamente todos los hombres que tienen derecho a la prestación la solicitan. El año pasado, 13.627 padres en Euskadi disfrutaron del mes de permiso retribuido, lo que supuso un coste de casi 25 millones de euros.

Una vez se implanten los cambios para alcanzar esas 16 semanas de prestación de paternidad, la factura que corresponderá pagar al Gobierno vasco se duplicará, respecto al presupuesto actual en ayudas a la conciliación, que pasará de los 35 millones a los 83 en 2022, según figura en la memoria económica que acompaña al plan. Para hacer sus cuentas, el Departamento de Empleo y Políticas Sociales contempla que en un horizonte más o menos cercano el Gobierno central puede pasar a financiar una semana más, hasta cinco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos