'Sinpa' en un restaurante cántabro: 20 personas huyen a la carrera tras una comida

Exterior del restaurante

El dueño del local tuvo tiempo de apuntar la matrícula de uno de los vehículos en el que se marcharon, y fueron detenidos poco después en Muriedas

DANIEL MARTÍNEZ

Dos y media del mediodía de este jueves. Hora punta en el restaurante Los Arcos, junto a la estación de servicio de la localidada cántabra de Anero. Todas las mesas del comedor están llenas. Llega un grupo de 20 personas «con mucha prisa» y los empleados deciden hacerle un hueco en la zona de cafetería. Hasta ahí todo normal. Lo que ocurre es que la escena de cualquier día del mes de agosto se convierte en anécdota y chascarrillo de todo el pueblo cuando los comensales deciden levantarse y abandonar el local de forma apresurada con la clara intención de irse sin pagar.

«Ha sido muy rápido. Les servimos el postre y el helado a todos y se salieron a la carrera», explica Alfonso Carlos Fernández, propietario del local, quien detalla que los protagonistas de este 'simpa' frustrado eran españoles de entre 25 y 40 años. Además, señala que varios de ellos habían acudido al restaurante con sus hijos. «Menudo ejemplo», afirma entre risas. Porque aunque en un primer momento los camareros se quedaron con la boca abierta al ver el desfile de morosos, ahora no pueden hacer otra cosa que tomárselo a broma.

Sobre todo porque ya están identificados y la madre de uno de ellos se ha comprometido a abonar la cuenta al completo. «Nos ha dicho avergonzada que ella se encargaba. Me ha llamado a las nueve de la noche (de ayer) para pedirme perdón y para decirme que este sábado se pasará por aquí», señala el propietario del establecimiento.

Para Alfonso Carlos, «lo más sorprendente de todo» fue la rapidez con la que se esclareció el suceso. A pesar de la apresurada huida de los comensales, tuvo tiempo a apuntar la matrícula y el modelo de uno de los coches. Se puso en contacto con la Guardia Civil y «en poco menos de 10 minutos» los agentes le informaron que habían sido detenidos a la altura de Muriedas.

«Cosas como esta las había visto en televisión y te hace hasta gracia, pero vivirlo es distinto. A ver si aprenden y no vuelven a hacer algo así», afirma el propietario.

De lo que no puede presumir este grupo es de originalidad. En marzo pasado, los medios locales de la provincia de León se hicieron eco de un suceso similar ocurrido en la localidad de Bembibre. Entonces, fueron 120 los comensales que abandonaron de forma apresurada el local en el momento de servir la tarta para no pagar la cuenta. Este 'simpa' lo protagonizó un grupo de vecinos rumanos, según informó el propietario del Hotel El Carmen, donde ocurrieron los hechos. La cosa no quedó ahí, porque a los pocos días repitieron la jugada, esta vez en un restaurante de Ponferrada.

Allí simularon la celebración de una boda falsa en la que estaban invitados hasta 200 comensales. En ambos casos, dejaron una señal económica para ganarse la confianza del propietario. Fueron las similitudes de los dos casos lo que llevó pensar a las autoridades que se trataba del mismo grupo, al que se le puso el sobrenombre en la zona de 'la banda del simpa'. En Cantabria ya tienen homólogos.

Fotos

Vídeos