«La sinceridad absoluta no es la base de una buena vida amorosa»

Magaz en los jardines del Palacio Miramar.
Magaz en los jardines del Palacio Miramar. / José Mari López

La psicóloga Ángela Magaz advierte que cuando una persona tiene dudas sobre su relación «no tiene que contárselo a su pareja, porque es contraproducente»

AIENDE S. JIMÉNEZ

Avisa de que no posee una varita mágica, pero su larga experiencia tratando con parejas le ha permitido descubrir cuáles son las claves para conseguir una relación perfecta. Ángela Magaz, psicóloga y directora del Grupo Albor-Cohs, participa estos días en los Cursos de Verano de la UPV/EHU.

- El título de la conferencia es 'Claves para mantener relaciones de pareja satisfactorias'. ¿Existe realmente una fórmula para lograr el vínculo perfecto?

- Como psicólogos no poseemos una varita mágica para arreglar los problemas de pareja, pero afortunadamente tenemos experiencia ayudando a personas que quieren tener una vida amorosa mejor y se demuestra que existen ciertos hábitos que nos llevan a discutir frecuentemente, como se suele decir «por tonterías», y que provocan reacciones agresivas verbalmente y grandes enfados. Sin embargo, curiosamente, los grandes problemas, los temas relevantes, no llevan a discusión y se abordan con éxito conjuntamente.

- ¿Entonces es cierto ese mito de que las parejas necesitan discutir para mantenerse 'en forma' ?

- Es totalmente falso. Muchas veces la persona con la que vivimos es a la que peor tratamos, cuando debería ser justamente al contrario. El clásico refrán de 'la confianza da asco' no tiene por qué convertirse en profecía. El problema es que hay ciertas claves para mantener relaciones de pareja satisfactorias que ignoramos, a veces porque no forman parte de nuestro día a día y otras por desconocimiento o porque tenemos valores culturales diferentes.

- Desvélenos alguna de ellas.

- La primera es que creemos que para tener una buena relación de pareja tenemos que compartirlo todo y tener un nivel de intimidad absoluto. Este planteamiento se da en el enamoramiento, cuando tenemos una alteración de la realidad donde lo que priman son las sensaciones. Y eso nos lleva a que todas las cualidades de la otra persona, tanto físicas como emocionales, nos parezcan perfectas. Sin embargo, cuando eso cambia, porque no conozco a nadie que permanezca en un enamoramiento crónico, esa visión idealizada de que tengo que compartirlo todo con mi pareja es uno de los mitos que pueden llevarnos a muchos problemas. Lo alternativo es lo que consideramos la 'pareja ideal', que son dos personas que tienen una relación amorosa en la que tienen un compartir de la intimidad limitado pero muy amplio. Llamamos intimidad a aquello que es desconocido públicamente, que forma parte de nuestros pensamientos y sentimientos privados, y que compartimos con nuestra pareja en gran medida pero no totalmente.

- Así que deben existir secretos entre ambos.

- Hay cosas que deben permanecer solo para nosotros mismos. Por ejemplo, una persona que tiene dudas sobre su relación, no tiene que contárselo a la otra persona, porque es contraproducente. Puede que esas dudas se resuelvan solas y contarlo lo único que genera es inseguridad y desconfianza entre ambos, y generalmente que esa relación acabe mal. Solo hay que trasladarlo cuando esa duda ya se haya resuelto, tanto para bien como para mal.

- Está desmontando la creencia de que la sinceridad en la pareja es imprescindible.

- Es que la sinceridad absoluta no es la base de una buena relación, de hecho puede llegar a ser la causa de su ruptura. Hay veces que podemos cometer errores y es mejor ocultarlos para evitar el sufrimiento de la otra persona, y no estamos hablando solamente de infidelidad. Esto se relaciona directamente con otra de las claves para que nuestra relación sea perfecta, y es la seguridad personal. Cuando una persona está tranquila respecto a lo que hace y con sus habilidades en la vida, no necesita de la otra persona. En cambio, una persona insegura crea una necesidad hacia el otro, pueden surgir miedos o ansiedad que pueden derivar en comportamientos de espía, que van a provocar que a la otra persona le resulte desagradable esa relación.

- La confianza en el otro sí es por tanto un elemento importante.

- Pero tiene que ser una decisión. Tenemos que decidir confiar en nuestra pareja porque la amamos y por los hechos, porque me ha demostrado que puedo hacerlo. Si confío y tengo seguridad personal, tendré una buena relación de pareja.

- ¿Y los celos?

- Los celos son producto del miedo a la pérdida. Pongámonos en la situación de que nuestra pareja ha entablado amistad con alguien, que por sus características pensamos que le puede llegar a gustar. Lo primero que tenemos que hacer es asumir ese miedo, y pensar que es natural sentirlo porque queremos a esa persona y no queremos perderla. Pero si yo actúo tratando de restringirle sus salidas, vigilando todo lo que hace y traduzco mi miedo en enfados, críticas, hablando de cosas del pasado que nos hicieron daño... La probabilidad de que se vaya con la otra persona con la que se lo pasa tan bien es mayor. En cambio, si ante esa situación lo que hago es mantener una relación con estados de alegría y bienestar, la probabilidad de que continúe conmigo porque mantenemos una relación amorosa es alta. Todo depende de cómo gestionemos ese miedo.

- ¿Más claves?

- La generosidad. Amamos cuando tenemos la predisposición a desear que la otra persona esté bien. Actuar con generosidad es darle a nuestra pareja aquello que sabemos que le agrada, aunque eso signifique hipotecar nuestro tiempo. Cuando se dan actitudes generosas frecuentes por parte de los dos, es una situación ideal. Otra clave muy importante es el respeto a los gustos y deseos diferentes de nuestra pareja, y también el realismo, no hablar de lo mucho que nos queremos, sino traducirlo en hechos. Y por último, la responsabilidad. Hay factores o personas que pueden afectar a la pareja, como los hijos, el trabajo, la familia... pero los únicos responsables de la relación son los dos miembros de la misma.

- Además de esos consejos sobre cómo mantener una relación satisfactoria, ¿cuáles son los errores más comunes que cometemos cuando estamos en pareja?

- Exigir que vea, que sienta y que haga las cosas como nosotros, destacar continuamente lo que no nos gusta del otro, criticar a su familia, y en el caso concreto de las mujeres tratar de resolverlo todo hablando. Es más eficaz actuar que hablar.

- Si cumplimos con todas esas claves y procuramos no cometer esos errores, ¿lograremos una relación ideal para toda la vida?

- Puede existir y existe la situación de pareja ideal, que puede durar toda la vida. Pero eso no significa que no haya momentos de discusiones, de desagrado, de falta de deseo, de desamor... Pero estos son breves y poco frecuentes. De todas formas, las parejas no son para toda la vida, sino para todo el tiempo que consigamos mantener una relación satisfactoria. Hay expertos que señalan que deberíamos renovar el 'contrato' de pareja cada cinco años, para tomar conciencia de que nuestra relación de pareja es temporal y que depende de nosotros el que queramos renovarla. Si a mí me cuesta mucho esfuerzo hacer cosas para hacer feliz a mi pareja, algo está fallando. Pero cuando hay respeto, comprensión y amor, lo que haces por el otro cuesta mucho menos.

Temas

Upv

Fotos

Vídeos