El selfi del mal

Una visitante se hace un selfi con Hitler en el museo de cera de Yogyakarta./Henryanto / Afp
Una visitante se hace un selfi con Hitler en el museo de cera de Yogyakarta. / Henryanto / Afp

Un museo de cera de Indonesia retira la figura de Hitler con la que el público se hacía fotografías tras las quejas recibidas

J. LUIS ALVAREZMadrid

Ver a una persona haciéndose un selfi en cualquier rincón de una ciudad, en un estadio de fútbol, en un concierto con su artista favorito, en un acantilado o en un yacimiento arqueológico se ha convertido en una normalidad. Como si el público necesitara tener que reafirmar su presencia en un lugar con una autofoto. Y, precisamente la obsesión del público por fotografiarse con Adolf Hitler, ha suscitado tal polémica que el museo de cera de la localidad indonesia de Yogyakarta ha optado por retirar la figura del líder del Tercer Reich.

Según los responsables del museo Museo de Arte de la Estatua de ARCA, desde que en 2014 realizaron el montaje de Hitler, a tamaño natural con el fondo del campo de concentración y exterminio de Auschwitz, «nadie se había quejado o sentido ofendido». Desde entonces decenas de personas posaban a diario junto al responsable del Holocausto que costó la vida a seis millones de judíos y otras minorías étnicas, como los gitanos.

En las imágenes, los visitantes posaban sin pudor junto al dictador, como si fueran amigos de toda la vida: algunos, incluso, con el brazo levantado simulando el saludo nazi. Para los responsables del museo indonesio, ubicado en la isla de Java, se trataba de que los visitantes «juzgasen por si mismos si el personaje era bueno o malo. Esto solo es un centro de entretenimiento y no había otras intenciones».

Pero las críticas han hecho que el führer fuera trasladado durante este pasado fin de semana al almacén del centro, donde quedará para el olvido. Desde Human Rights Watch calificaron el montaje de Hitler como «enfermizo». Por su parte el Centro Simon Wiesenthal exigió que se retirara la figura, porque, según el rabino Abraham Cooper, «es difícil encontrar palabras para describir lo despreciable que es esta muestra». Cooper recordó, además, que el dictador posa ante una imagen de la puerta principal de Auschiwitz y su lema 'El trabajo os hará libres', lo que «se burla de las víctimas que entraron y nunca salieron de allí».

Al retirar a Adolf Hitler, la cara del mal en el museo de cera de Yogyakarta queda monopolizada por otro malo, en este caso de película, que mueve a millones de seguidores a lo largo de todo el mundo. Los que sienten el 'lado oscuro de la fuerza' tienen en este centro a la mano derecha del emperador, el mismísimo Darth Vader que había quedado en un segundo plano hasta el momento. Tal vez su muerte en la saga de la Guerra de las Galaxias le ha llevado poco a poco al olvido.

No es la primera polémica que durante este año surge en Indonesia por la temática nazi. El pasado mes de enero tuvo que cerrar sus puertas un café en la localidad de Bandug. El establecimiento había hecho del Tercer Reich su bandera, con el personal vestido con el uniforme de la SS y fotografías de Hitler y sus colaboradores en las paredes.

Fotos

Vídeos