Los vascos ya pueden usar sus recetas electrónicas fuera de Euskadi

Receta electrónica en una farmacia. /Avelino Gómez
Receta electrónica en una farmacia. / Avelino Gómez

Solo presentado la tarjeta saniteria accederán a los fármacos prescritos, independientemente de la comunidad autónoma en la que se encuentren

EFE

Los vascos ya pueden usar sus recetas electrónicas fuera de Euskadi gracias a la incorporación del País Vasco al servicio de interoperabilidad del Sistema Nacional de Salud, que habilita el uso de estas recetas en farmacias de otras comunidades autónomas. De esta manera los vascos que se encuentren fuera de Euskadi solo tendrán que presentar su tarjeta sanitaria en la farmacia para que les dispensen los fármacos prescritos por su médico, sin necesidad de presentar ningún papel.

El servicio de interoperabilidad, al que también se van a sumar Asturias, Cantabria, Cataluña y Murcia, ya está operativo en catorce comunidades autónomas, ha precisado el Ministerio de Sanidad en una nota. Las cinco regiones que se incorporan ahora al sistema comenzarán a dispensar medicamentos a pacientes de otras comunidades de forma inmediata, si bien alguna de ellas lo hará a lo largo del mes de enero.

El objetivo de esta medida es que los pacientes puedan obtener sus medicamentos en cualquier farmacia del país, con independencia de en qué comunidad hayan sido recetados y «sin necesidad de preocuparse en sus viajes por las fechas de dispensación en las que tienen que retirar la medicación o sin tener que acudir a su médico para que les realice anticipos de la misma».

De esta manera los vascos pueden obtener sus medicamentos en las farmacias de todas las comunidades, salvo en Andalucía, Baleares y Madrid y en Ceuta y Melilla, que ya están «trabajando en adaptar sus sistemas». La inclusión de Euskadi en el servicio de interoperabilidad de prescripción electrónica permitirá además a los ciudadanos de otras comunidades puedan hacer lo propio en las farmacias del País Vasco.

La receta electrónica o e-rezeta, que está haciendo desaparecer las recetas en papel, trata de potenciar el uso seguro y eficiente de los medicamentos y, al mismo tiempo, hacer más eficaces los trámites administrativos de recetas, según informa Osakidetza en su web.

Entre las ventajas de la receta electrónica, Sanidad destaca que el médico puede programar, en una única consulta, la prescripción de medicamentos para un tiempo prolongado, lo que resulta de especial importancia en tratamientos crónicos, pues evita la carga burocrática y la repetición de consultas, ahorrando molestias al paciente. También limita el almacenamiento de medicación en el domicilio y mejora el conocimiento de la adherencia del paciente al tratamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos