Sanidad retirará los productos homeopáticos que en tres meses no pasen el control de calidad

Productos homeopáticos./Fotolia
Productos homeopáticos. / Fotolia

Los consejeros de Salud, incluido Darpón, piden que no se consideren medicamentos «mientras no demuestren sus beneficios»

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

El Ministerio de Sanidad, dará un plazo de tres meses a los productos homeopáticos –hay unos 18.000 en España– para que pasen un control de calidad y seguridad. De no superarlo, serán retirados del mercado nacional. Así lo anunció anoche la ministra Dolors Montserrat, tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), un órgano en el que participan todos los consejeros del ramo. El plazo empezará a contar desde la firma de la orden ministerial, que será esta misma semana.

Los que superen el control de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) podrán ser vendidos, pero en la etiqueta tendrán que poner «medicamento homeopático sin indicaciones terapéuticas aprobadas». «Queremos decirles bien claro a los pacientes que no hay evidencia terapéutica», subrayó Montserrat, quien anunció que pondrán en marcha campañas informativa en la web ministerial para que los ciudadanos tengan claro este aspecto. Si algún producto homeopático quiere, además, probar su eficacia terapéutica, tendrá que pasar los mismos controles que los medicamentos, incluidos los ensayos clínicos.

Esta regulación de los productos homeopáticos obedece a la obligación de trasponer una directiva de la Unión Europa, que los denomina medicamentos y, por tanto, pueden venderse en las farmacias. De no adoptarse, España se enfrentaría a una multa de 150.000 euros diarios.

La ministra realizó este anuncio después de escuchar a los consejeros de Salud. Todos ellos, por unanimidad, reclamaron al Gobierno central que vaya más allá y defienda en Europa una reforma «para que no se puedan denominar medicamentos, porque no curan» y, en consecuencia, deben quedar excluidos de las recetas que se financian con dinero público.

En declaraciones a EL CORREO, el titular vasco de Salud, Jon Darpón, insistió en que para tener la consideración de medicamento «debe demostrar sus beneficios mediante ensayos clínicos, además de su seguridad, como ocurre con cualquier fármaco. A día de hoy –añadió– no es así».

Prescripción enfermera

El Consejo también dio el visto bueno a permitir que los profesionales de Enfermería vacunen sin que lo prescriba un médico cuando se trate de campaña de vacunación motivada por razones de salud pública, como ocurre con la de la gripe. Euskadi sigue reclamando que estos profesionales puedan recetar, además, determinados medicamentos habituales en la práctica diaria de sus tareas, dado que «están capacitados para hacerlo tras estudiar una carrera de cuatro años».

Otro acuerdo alcanzado fue la creación de una nueva especialidad médica: Psiquiatría del Niño y del Adolescente, que será de cuatro años.

Darpón y otros cinco consejeros defendieron la derogación de la reforma sanitaria de la exministra Ana Mato, por la que la asistencia dejó de ser universal y se vinculó a la cotización a la Seguridad Social, lo que ha generado problemas para atender a inmigrantes sin papeles y a otros colectivos. «Hay que volver a la universalidad», sostuvo el consejero vasco. «A la vista de las protestas de los pensionistas, está más claro que nunca que se debe recuperar la gratuidad de los medicamentos. En Euskadi, desde luego, vamos a mantener las ayudas», resaltó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos