El Parlamento pide al Gobierno vasco que corrija los problemas de acceso en algunos centros sanitarios

El Parlamento pide al Gobierno vasco que corrija los problemas de acceso en algunos centros sanitarios

Todos los grupos suscriben una proposición no de ley para eliminar las barreras que afectan a las personas con discapacidad, también visual y auditiva

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

Unanimidad. Todos los grupos del Parlamento vasco creen que el Gobierno vasco debe prestar más atención para resolver los problemas de acceso a servicios públicos y, de forma particular, a los centros sanitarios. Por ello, ha aprobado una proposición no de ley en la que insta al Consejo Vasco de Accesibilidad a elaborar, a lo largo del próximo año, un diagnóstico para promover «una estrategia» para Euskadi de «accesibilidad universal que incluya a todas las personas con discapacidad, también aquellas con dificultades visuales y auditivas».

Además, demanda que antes de que finalice la legislatura, en 2020, elabore «un plan de acción en el sistema sanitario vasco con la relación de las actuaciones a realizar y su correspondiente cronograma, así como habilitar las consignaciones presupuestarias necesarias para su ejecución».

Para elaborar este documento, se insta al Departamento de Salud a que tenga en cuenta las indicaciones del informe extraordinario del Ararteko sobre las barreras de todo tipo que hay en algunos centros sanitarios vascos, ya sean públicos o privados concertados.

El acuerdo se ha tomado a raíz de una iniciativa presentada por la parlamentaria del PP Laura Garrido, en la que reclamaba un plan de acción en esta legislatura para hospitales y ambulatorios. Este planteamiento se ha extendido para el conjunto de servicios públicos. Tras la consecución del acuerdo, Garrido se ha felicitado por «el consenso» alcanzado.

En su informe, el Ararteko realiza 42 recomendaciones tras denunciar que ninguno de los hospitales vascos, salvo el de Zumarraga, ha elaborado todavía «el preceptivo plan de accesibilidad». A pesar que desde la Ley de 1997 se han dado avances y mejoras «indudables, se observan aún deficiencias significativas que continúan limitando la aplicación generalizada del derecho a la accesibilidad universal», afirmó Manuel Lezertua.

Así, en los exteriores es común la falta de plazas de aparcamiento para personas con discapacidad, la ausencia de señalización correcta y la presencia de rampas inadecuadas, entre otros fallos. En los interiores se ha comprobado «una importante carencia en cuanto al número necesario de aseos adaptados en las zonas comunes»; o que «en el 84% de las salas de espera no existe una plaza reservada» para las sillas de ruedas. El informe señala también que «resulta llamativo el número reducido de habitaciones accesibles en la mayoría de centros hospitalarios» y pone el foco sobre «las dificultades en las consultas de atención ginecológica, que parecen no tener en cuenta la presencia de mujeres con discapacidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos