Osakidetza instaura la hora 'extra' en los centros de salud para descongestionar las consultas

Pacientes esperan a ser atendidos en un centro de salud de Vitoria.
Pacientes esperan a ser atendidos en un centro de salud de Vitoria. / IOSU ONANDIA

La medida es opcional para médicos de familia y pediatras, yse aplicará cuando «la demanda asistencial no pueda ser atendida en jornada ordinaria»

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

Los médicos de familia y los pediatras de atención primaria -es decir, de los centros de salud-, van a poder cobrar horas extraordinarias. Así lo establece una instrucción de la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica, que acaba de entrar en vigor. Bajo la denominación de 'complemento de productividad', la Sanidad vasca abonará 45 euros la hora a los facultativos que, de forma voluntaria, opten por ampliar su jornada laboral para atender pacientes fuera de su horario ordinario con el fin de «atender la demanda asistencial».

Hasta 2012, los médicos de primaria percibían 5 euros por cada paciente que veían de otro facultativo, algo habitual en época de vacaciones o cuando un compañero estaba de baja. Suponía un gasto de unos 4 millones de euros al año. Con Rafael Bengoa como consejero de Sanidad, con el Gobierno socialista, este abono se dejó de pagar debido a que el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas lo consideró improcedente. El órgano fiscalizador afirmó que si un médico atendía a un enfermo de un colega dentro de su jornada no tenía que recibir gratificación alguna. Y que si lo hacía fuera de su horario, se le contabilizaban 90 minutos por cada 60 trabajados.

La supresión de la bonificación económica por paciente añadido generó un profundo malestar en el colectivo. A través del Sindicato Médico de Euskadi (SME) recogieron firmas para reclamar la reposición de un complemento pactado para cubrir las bajas. Esta exigencia no fue atendida. Pero la llegada de Múgica a la dirección de Osakidetza está permitiendo 'engrasar' el diálogo con los representantes de la plantilla, que ha estado bloqueado durante años. En reuniones bilaterales con el SME, ha aceptado trasladar a los centros de salud el modelo de 'peonadas' que suele aplicarse en la actividad quirúrgica y en las consultas de especialidades con el fin de rebajar la lista de espera.

LAS CLAVES

320
centros de salud tiene Osakidetza, dependientes de las trece organizaciones sanitarias que han sustituido a las comarcas.
Instrucción para evitar picarescas
Los médicos que opten al plus deberán ver entre 30 y 35 pacientes cada día en su jornada ordinaria.

La central que agrupa a la inmensa mayoría de los médicos se muestra solo relativamente satisfecha con la resolución de Múgica. En un comunicado a su afiliación, el SME la considera «positiva» porque se abona un trabajo extra, porque será opcional y porque no se va a limitar a periodos únicamente de verano, como pretendía Osakidetza. No obstante, encuentra aspectos «negativos».

El secretario general del sindicato, Kepa Urigoitia, lamenta que no se compense la 'ampliagenda', es decir, la asistencia obligatoria a pacientes de otros colegas ausentes. «Solo se habla de ampliar el horario laboral cuando no se disponga de profesionales suficientes, pero no aclara que se entiende por 'suficientes'». Del mismo modo, «deja sin fijar» el número de consultas por hora que tiene que realizar un médico, además de existir una «indefinición respecto a los avisos domiciliarios», incide Urigoitia.

Críticas de LAB y UGT

Nada más conocer la resolución, el sindicato LAB la calificó de «fraude» porque «solo persigue contentar a los facultativos saturados y desmotivados con dinero contante y sonante». El sindicato abertzale, al igual que UGT, reclamó «empleo estable para realizar las sustituciones». «Los sobresueldos -coincidieron en decir- no son la solución». Además, LAB expresó su temor a que puedan generarse «listas de espera artificiales» en los centros de salud con el fin de realizar horas extraordinarias.

Esta apreciación, sin embargo, no parece factible. Según la instrucción, un facultativo que se apunte a meter horas debe «mantener en su jornada ordinaria una media de 30 a 35 pacientes al día».

Frente a las críticas, Osakidetza señaló que el 'complemento de productividad' existe «desde 1992 para la absorción de la demanda asistencial». Asimismo, censuró a LAB «por la imagen» que quiere dar de los facultativos, «unos profesionales comprometidos con sus pacientes y con la salud». Respecto a la reclamación de «planes de empleo», reprochó a la central que no haya querido firmar el acuerdo «que otros sindicatos sí han aceptado», en referencia al pacto para sacar una OPE con más de 3.300 puestos que consolidará el trabajo fijo.

Más de 2.000 citas diarias perdidas por inasistencias

«He llamado para pedir cita con mi médico y me la han dado para dentro de tres días». Es una frase bastante habitual. Los ciudadanos -'clientes', según la terminología del Servicio Vasco de Salud- suelen quejarse de las listas de espera, pero cuando es en atención primaria mucho más, sobre todo porque no se tiene en cuenta que los centros de salud atendieron nada menos que 11,6 millones de consultas el año pasado.

Que las agendas de los médicos de familia y de los pediatras de cabecera están hasta arriba es sabido, sobre todo en determinadas épocas del año, pero la otra cara de la moneda son las inasistencias. Se llama para pedir cita, se consigue y luego no se acude. Además, no se tiene ni la cortesía de llamar para anular la vez y que ese hueco pueda ser cubierto por otro paciente.

En 2016, los facultativos de primaria tuvieron un total de 526.203 'plantones', lo que supone una media diaria de 2.100, según el balance de Osakidetza. Los médicos de familia sumaron 445.899 'deserciones' y los pediatras, 80.304.

En la atención especializada también se producen inasistencias. Según el balance del último ejercicio, fueron 350.866 las personas que no acudieron a la cita que habían concertado con el médico. Suponen un 7% del total. Este dato es preocupante en tanto que la lista de espera para una consulta con el médico especialista es muy abultada: casi 100.000 personas esperan turno a final de año. Por disciplinas, el ranking con más inasistencias está encabezado por Psiquiatría, seguido de Oftalmología y Traumatología. Salvo en el primer caso, las otras dos especialidades son las de mayor demanda.

Fotos

Vídeos