Osakidetza implanta nuevas medidas para mejorar la seguridad de los pacientes hospitalizados

Osakidetza implanta nuevas medidas para mejorar la seguridad de los pacientes hospitalizados

Para reducir el riesgo de incidentes, el consejero Jon Darpón ha adelantado que se van ofertar «cursos específicos a la plantilla para avanzar en la mejora continua»

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

Prevenir los efectos adversos que puede provocar una hospitalización es uno de los retos de todos los sistemas santitarios. Por 'efecto adverso' se entiende una infección adquirida durante ingreso, una reacción a una medicación, la omisión de un procedimiento o incluso una confusión en la identificación del enfermo. Desde 2013, el Servicio Vasco de Salud tiene unos protocolos para evitar estas situaciones. Este plan conocido como 'Estrategia de seguridad del paciente' incorpora ahora más acciones, según han explicado el consejero de Salud, Jon Darpón, el director de Asistencia Sanitaria de Osakidetza, Andoni Arcelai, y el coordinador de Programas de Salud Pública y Seguridad, Enrique Peiró.

Entre las nuevas medidas figura la puesta en marcha de protocolos específicos para prevenir la desnutrición de personas hospitalizadas, un riesgo que suelen sufrir algunos pacientes por diferentes factores, que van desde la edad a determinadas patologías.

Otra línea de trabajo esta relacionada con los antibióticos. Se trata de prescribir los estrictamente necesarios y los más adecuados en cada caso a fin de prevenir la resistencia a estos tratamientos que provoca un uso indebido de estos medicamentos.

También se quiere trabajar en la prevención de la incontinencia urinaria de pacientes ingresados debido a un uso incorrecto de absorbentes durante su hospitalización. Para ello, se plantea conocer la situación de los enfermos cuando ingresan; es decir se trata de conocer de antemano si precisan o no de pañales para, en caso negativo, facilitarle las ayudas precisas para que mantenga esta capacidad.

Para avanzar en la seguridad del paciente es necesario ofrecer formación a la plantilla. En este sentido, el consejero de Salud ha indicado que cerca de la mitad de la plantilla de Osakidetza ha seguido una enseñanza básica on line. Ahora se van ofertar «cursos específicos de cada proyecto para avanzar en la mejora continua y la reducción de riesgo de incidentes».

La evaluación de la primera fase de la Estrategia de Seguridad del Paciente 2013-16 ha hecho posible que el propio personal del Servicio Vasco de Salud sea consciente de la importancia de este tarea. Un ejemplo de ello es que se ha pasado de incidentes notificados en 201 a 4.361 en 2017, alcanzando en esos cinco años la cifra de 16.000 incidentes notificados.

En el campo de la prevención y control de las infecciones relacionadas con la propia asistencia sanitaria, hay que destacar la reducción a la tercera parte de los casos de neumonía asociada a ventilación mecánica.

Estos logros, ha recordado Jon Darpón, han hecho que el plan de Osakidetza de Seguridad del Paciente sea reconocido con la certificación europea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos