Osakidetza amplía hasta el 6 de enero la vacunación contra la gripe en plena epidemia

Iribar, el mítico 'Chopo', sonríe al ponerse la vacuna el primer día de la campaña./IGNACIO PÉREZ
Iribar, el mítico 'Chopo', sonríe al ponerse la vacuna el primer día de la campaña. / IGNACIO PÉREZ

Su incidencia llega ya a los 123 casos por 100.000 habitantes y se espera que el número de contagios aumente en las próximas semanas

A. A.

La epidemia de gripe amenaza con fastidiar las navidades a más de una familia. El virus ha empezado a elevar su capacidad de propagación y, como suele ser habitual en esta época, el número de contagios está yendo al alza. Para intentar proteger a más personas de los grupos de riesgo -mayores de 65 años, embarazadas y enfermos crónicos-, el Departamento vasco de Salud ha decidido ampliar 15 días más la campaña de vacunación, que se prolongará hasta el 6 de enero. Las autoridades sanitarias insistieron una vez más ayer en que «la vacuna es, por seguridad y eficacia, la herramienta más eficaz para combatir la gripe y evitar las complicaciones que la enfermedad puede causar en las personas más vulnerables».

De momento, el virus ha empezado a dar sus primeros zarpazos. Nada extraordinario para la temporada, pero hasta ahora ya se han notificado 32 casos de personas hospitalizadas por gripe, 10 de ellas en estado grave. La actividad gripal en Euskadi ha alcanzado la tasa de 123 casos por 100.000 habitantes, con lo que se ha más que duplicado el umbral epidémico, que se sitúa en 52,46.

El último informe de la red de vigilancia epidemiológica y médicos vigía del Departamento de Salud y Osakidetza constata que se mantiene la tendencia ascendente en la demanda asistencial por este síndrome gripal. Los grupos más afectados son los menores entre 5 y 14 años, junto con los niños que no han cumplido los cuatro. Se espera además un aumento de la actividad gripal en las próximas semanas.

Las urgencias, último recurso

Osakidetza volvió a recomendar a las personas que noten los síntomas propios de la gripe que realicen «un uso responsable» de los recursos sanitarios y valoren, en función de la sintomatología, «cuál es el servicio sanitario más adecuado para atender y resolver su problema, el médico de familia, los puntos de atención continuada o PAC y en última instancia, en caso de complicaciones graves, las urgencias hospitalarias». De ese modo, recalcaron, se evitarán «esperas innecesarias» para recibir la atención y, al mismo tiempo, se estará contribuyendo a «no saturar» el propio sistema sanitario.

La gripe es una enfermedad «molesta, pero benigna en la población sana» y que no tiene tratamiento específico, por lo que «el reposo, la ingesta de abundantes líquidos y antitérmicos para atajar la fiebre son las principales recomendaciones», detalló ayer Osakidetza. No obstante, en el caso de que la fiebre persista, es preciso consultar con el médico. Al final se trata de una enfermedad vírica ante la que los antibióticos «no son eficaces», por lo que «solo habrían de tomarse en casos muy puntuales y siempre bajo prescripción médica».

Teniendo en cuenta su alto índice de transmisión y contagio, insistieron en la importancia de «adoptar medidas higiénicas de precaución como protegerse frente a la tos y el estornudo, lavarse frecuentemente las manos o utilizar pañuelos desechables».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos