Médicos de familia y pediatras tachan de «parche» el pago de horas extra para aliviar las consultas

Hay centros de salud que cierran hasta tres semanas por la tarde en verano y otros sólo una. / F. DE LA HERA
Hay centros de salud que cierran hasta tres semanas por la tarde en verano y otros sólo una. / F. DE LA HERA

Reclaman mejores contratos para los sustitutos con el fin de retener a los facultativos recién formados en los centros de salud

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARREROBILBAO

El 'complemento de productividad' que Osakidetza ofrece a los médicos de familia y pediatras de atención primaria -centros de salud- por trabajar fuera de su horario ordinario es calificado de «parche» por las asociaciones que agrupan a los profesionales de ambos colectivos. Desde el pasado día 7, Osakidetza plantea a los facultativos que lo deseen la posibilidad de ampliar su jornada laboral a cambio de 45 euros por hora extra. Pero quien se apunte debe atender una media de 30 a 35 pacientes para evitar posibles picarescas -demorar la atención o alargarla en exceso, por ejemplo- y trabajar al menos dos horas más al día.

Con esta medida, el Servicio Vasco de Salud busca aliviar la presión asistencial en los centros de salud «cuando no se disponga de profesionales suficientes», una situación que suele darse sobre todo en épocas de vacaciones, tanto en verano como en el periodo de Navidad. La decisión, adoptada por la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica, no satisface las aspiraciones del Sindicato Médico de Euskadi (SME), entre otras razones porque no aclara que se entiende por «profesionales suficientes».

«La decisión se ha adoptado a última hora para evitar los cierres masivos de los centros de salud a las cinco de la tarde», señala el portavoz del SME en Bizkaia, Juan Carlos Blázquez. Para argumentar esta afirmación explica que de aquí a final de verano numerosos ambulatorios del País Vasco modificarán su horario. En líneas generales, los médicos de primaria trabajan en dos turnos: de 8 a 15 horas y de 13 a 20 horas. Con motivo de las vacaciones estivales, se quieren concentrar las consultas hasta las 17.00 para poder repartir mejor los cupos de los médicos que se ausentan. Cada organización sanitaria -hay trece en Euskadi- decide cómo se planifica. A modo de ejemplo: cinco centros de Bilbao cerrarán antes durante tres semanas; cinco más a lo largo de dos; y otro sólo una semana.

El dato

17.00
es la hora a la que cierran numerosos centros en verano para concentrar las consultas por la mañana y así repartir los cupos de los médicos.

Osatzen es la Sociedad Vasca de Medicina de Familia y Comunitaria, una organización que agrupa a más de 1.500 facultativos de esta especialidad. El abono de horas extras «no es la solución», sostiene su vicepresidenta Mónica García Asensio. «No arregla el problema de fondo, que es la precariedad que afecta a la asistencia primaria. Lo que hay que hacer es reforzar las plantillas mediante contratos en condiciones». García Asensio asegura que los nuevos facultativos de Medicina de Familia y Comunitaria «se van de los centros de salud» cuando terminan los cuatro años de la especialidad porque consiguen «mejores condiciones laborales» en los servicios de urgencia, en las unidades móviles de emergencias o también en la sanidad privada.

La preocupación de Osatzen por esta «precariedad» ha llevado a su junta directiva a publicar un comunicado en el que manifiesta su «descontento y preocupación» por la situación en la que se encuentra la atención primaria en Euskadi. «La falta de cobertura de las ausencias médicas este verano y la fragilidad en que queda el primer nivel asistencial supera lo ocurrido en los años anteriores». Además, advierte de que la demanda asistencial no desciende como antes en los meses de estío debido al envejecimiento de la población.

«Crear equipos de trabajo»

En similares términos se expresa la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). Su presidente en Euskadi, José Antonio Estévez Barrondo, considera el pago de horas extra «un mal menor». «Soy partidario del empleo estable, pero creo que con esta medida se pretende salvar el verano para intentar evitar las consultas masificadas. Es verdad que no hay médicos para contratar. Lo que hay que hacer es planificar para solucionar este problema, que se arrastra desde hace años».

La carencia de médicos sustitutos es aún mayor en la especialidad de Pediatría. Desde hace más de una década, el sistema sanitario español tiene déficit de profesionales, de modo que muchas consultas se cubren con médicos de familia que llevan años viendo niños. La Asociación Vasca de Pediatría de Atención Primaria (AVPAP) tampoco cree que el pago de horas extras sea la solución. «Pienso que no se van a acoger muchos profesionales», sostiene su presidente, Rubén García.

La AVPAP ha planteado a Osakidetza una reorganización de las consultas. ¿Cómo? Concentrando los especialistas en determinados centros de cada organización sanitaria y con consultas de 8 a 17 horas. «De esta forma se crearían equipos de trabajo que asegurarían la asistencia. De esta forma, si uno falta, su cupo se reparte entre el resto. Atender en turnos de mañana y tarde hasta las 20.00 horas impide formar equipos», señala el presidente de los pediatras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos