¿Por qué el infarto de corazón es un 8% más frecuente en mujeres?

Carmen Maestre, en el Colegio de Médicos de Bizkaia, junto a una colección de figuras médicas./BORJA AGUDO
Carmen Maestre, en el Colegio de Médicos de Bizkaia, junto a una colección de figuras médicas. / BORJA AGUDO

El fallo cardiaco provoca más muertes entre la población femenina por la existencia de síntomas que nuncase tuvieron en cuenta

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

La gripe puede confundir a las mujeres. Una sensación de malestar general acompañada de dolor de espalda puede llevar a pensar que una está griposa, cuando en realidad puede estar sufriendo un infarto. El fallo cardiaco se presenta a menudo en ellas con síntomas inéditos en los hombres y que la medicina nunca ha tenido en cuenta, porque la ciencia se basa en modelos desarrollados mediante la observación única de los varones. «Hasta en los laboratorios se prefieren los animales machos para la experimentación de fármacos y terapias», protestó ayer la presidenta del foro Emakumeak Medikuntzan (Las Mujeres en la Medicina), que participó en la presentación de la campaña ‘Somos diferentes ante el infarto de miocardio’, promovida por el Colegio de Médicos de Bizkaia.

Le pasó hace tres años a Carmen Maestre, una santurziarra de 74 afincada en Las Arenas (Getxo). Según la evidencia científica conocida, no era candidata a un infarto. Siempre había cuidado muy bien su alimentación, nunca había bebido ni fumado y hacía ejercicio de manera regular. Acudía a su cita con la actividad física puntualmente cada mañana. Después de desayunar, se ataba las zapatillas y salía a caminar seis o siete kilómetros, todos los días, sin fallar uno solo.

Aquel día, se acostó sobre las doce y media de la noche y a las cuatro de la mañana se despertó sobresaltada. Creyó morirse. «Tenía unos dolores de espalda horribles, como si me estuviera pisando un elefante, y la boca completamente seca, como si me hubieran metido en ella una esponja». Su marido creyó que era un ataque de ansiedad y le ofreció unos masajes. «‘Déjate y llama al 112. No se qué me pasa, pero sí que me estoy muriendo», le contestó.

Las claves

68.500
infartos ocurren al año en España, un 54% se dan en las mujeres y el 46% en hombres.
28,75%
de las mujeres vascas mueren por patología cardiovascular, el 32,85% entre las españolas.
Cambio de paradigma
Antes se ligaba el fallo cardiaco en las mujeres a la menopausia; hoy se sabe que puede darse antes

Lo estaba. El infarto femenino, según explicaron el coordinador de la campaña, Joseba Atxutegi y el cardiólogo asesor Igor Sagasti, se anuncia con frecuencia con señales inespecíficas, distintas a las convencionales. Lo habitual es que el golpe se sienta como un dolor opresivo en el pecho que irradia hacia el brazo izquierdo o hacia ambos, el cuello y la mandíbula. Los pacientes suelen sentir sudor, frío y náuseas.

En las mujeres, muchas veces no es así, según recordó el presidente del Colegio de Médicos de Bizkaia, Cosme Naveda. Puede llegar con un fuerte dolor de espalda, como el de Carmen Maestre; o con cansancio, una fatiga inusual, dolor, malestar en la boca del estómago; o simplemente falta de aire, que también puede confundirse con un episodio de ansiedad. «Son diferencias sutiles, no drásticas». Conocerlas, detalla el cardiólogo, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos