Adiós tabaco, las claves para dejar de fumar

Adiós tabaco, las claves para dejar de fumar

La función pulmonar mejora hasta un 30% solo tres semanas después de dejarlo

A día de hoy a nadie se le escapa el peligro que el tabaco supone para nuestra salud. Las consecuencias sanitarias son demoledoras: el consumo de tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, una cifra que, según las previsiones, aumentará hasta más de 8 millones de fallecimientos anuales en 2030. El tabaco es también es una causa importante de enfermedades en el ámbito laboral, y de agravamiento de muchas enfermedades profesionales.

Tal y como señala el director médico de IMQ Prevención, Juan Mayor, «el tabaco es uno de los principales factores de riesgo de varias enfermedades crónicas, como el cáncer y las enfermedades pulmonares y cardiovasculares. A pesar de su riesgo, su consumo está muy extendido. Dejar de fumar no es sencillo, pero si se logra, en 15 años el cuerpo estará tan sano como si nunca lo hubiera hecho y beneficiará tanto a la salud individual como a la de las personas con las que se convive».

Si estás pensando en dejar de fumar, seguro que los siguientes datos te animan a la hora de conseguirlo:

20 minutos después de dejar de fumar la tensión arterial baja hasta valores normales y la frecuencia cardiaca se normaliza.

8 horas después: desaparece la nicotina circulante en sangre y los niveles de monóxido de carbono y oxígeno en sangre se normalizan. Aparecen la irritabilidad y la ansiedad.

48 horas después: disminuye el riesgo de sufrir un infarto cardiaco. Comienza a notarse la diferencia en los sentidos del gusto y el olfato.

2-3 semanas después: mejora la circulación. La función pulmonar aumenta hasta un 30%. La ansiedad no se ha ido, pero cada vez es menor.

1-3 meses después: se empiezan a notar mejorías como la desaparición de la tos, la congestión nasal y la fatiga. Disminuyen las infecciones respiratorias.

6 meses después: se experimenta una clara mejoría de la circulación y la función respiratoria. La dependencia psíquica prácticamente no existe y la piel recupera la elasticidad y brillo natural.

1 año después: el riesgo de padecer una insuficiencia coronaria ya es un 50% inferior que en fumadores. Se puede hablar de exfumadores y las probabilidades de recaída son bajas.

5 años después: el riesgo de padecer una enfermedad cardiaca será igual al de un no fumador. El riesgo de morir por enfermedad pulmonar ha disminuido a la mitad.

10-15 años después: el riesgo de cáncer de pulmón es similar al de los no fumadores. El cuerpo se siente como si nunca hubiera fumado.

50.000 personas mueren prematuramente en España debido al tabaco

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) advierte de que cada año, más de 50.000 personas mueren prematuramente en España debido al consumo de tabaco y, de ellas, el 50% ha perdido 20 años de vida a causa del tabaco.

El tabaquismo es la causa reconocida de 29 enfermedades (entre ellas, 10 tipos distintos de cáncer), origina más del 90% de los casos de bronquitis, el 95% de los casos de cáncer de pulmón, el 30% de todas las cardiopatías coronarias, y es también un factor causal de cáncer de esófago, vejiga urinaria, cavidad bucal, laringe y esófago. En cuanto al inicio del hábito, se da en escolares entre los 10 y 14 años de edad.

Según datos aportados por la Encuesta de Salud de la Comunidad Autónoma Vasca (ESCAV) 2012, en el año 2002 el 25% de los hombres y el 18% de las mujeres estaban expuestos al humo del tabaco en el trabajo, sin embargo, en la actualidad lo están el 6% de los hombres y el 3% de las mujeres.

Temas

Droga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos