Hospitales públicos y privados de Euskadi se unen a los pacientes renales para contener el impacto de una grave enfermedad

Especialistas en Nefrología y Reproducción Asistida están convencidos de que las nuevas técnicas de fertilización abren las puertas a la erradicación de la poliquistosis renal autosómica dominante (PQRAD)

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

Hospitales públicos y privados de Euskadi han decidido sumar esfuerzos con los pacientes renales agrupados en torno a la asociación ALCER para hacer frente a una de las enfermedades que con mayor frecuencia desembocan en diálisis o trasplante. Nada menos que un 12% de las personas en tratamiento renal sustitutivo llegaron a él a causa de la poliquistosis renal autosómica dominante (PQRAD), una enfermedad de carácter hereditario que está considerada como rara, aunque no lo es tanto. La padece una de cada 800 personas y cada año lleva a unos 25 ciudadanos vascos a entrar en programas de diálisis por insuficiencia renal.

Al tratarse de una dolencia hereditaria, los especialistas están convencidos de que es posible soñar con la posibilidad de erradicarla. ¿Cómo lo harán? Mediante una técnica de reproducción asistida llamada Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP), que permite seleccionar los embriones sanos antes de implantarlos en el útero de la mujer. La iniciativa está liderada por la jefa de servicio de Nefrología del hospital de Galdakao, Isabel Martínez, que ha recibido hoy en el Palacio Euskalduna de Bilbao el primer Premio al Mejor Proyecto Multidisciplinar PQRAD, que otorga la Alianza frente a la Poliquistosis Renal Autosómica Dominante, integrada por siete sociedades científicas y asociaciones de pacientes de España.

El proyecto piloto cuenta con la colaboración de los hospitales de Galdakao, Cruces y Basurto, de la red de Osakidetza; el hospital Quirón y la clínica IVI Bizkaia, por la parte privada; además de la asociación de pacientes renales de España ALCER. Un 2% de los casos de la patología surgen de manera espontánea, no tienen el carácter hereditario que identifica a la enfermedad, por lo que los especialistas consideran que será muy complicado conseguir la erradicación completa de la patología. Aun así, evitar el 98% restante convertiría al País Vasco en el primer lugar del mundo en que se logra su práctica desaparición.

Enfermedad crónica y progresiva

La poliquistosis es una enfermedad crónica y progresiva que se caracteriza por el desarrollo y crecimiento de múltiples quistes llenos de líquido. Esa especie de tumores, que pueden llegar a pesar varios kilos, comienzan afectando a los riñones, pero luego se va extendiendo a otros órganos y provocando serias complicaciones. Es una patología muy poco conocida por la población general, pese a su gravedad y sus elevados costes sociosanitarios, ya que en torno al 50% de los afectados acaba desarrollando enfermedad renal terminal y necesitando terapia sustitutiva, tanto en forma de diálisis, como de trasplante.

El ensayo que comienza ahora pretende servir como aval para que los servicios de salud, como Osakidetza, impulsen un programa propio de erradicación de la enfermedad. Los promotores del proyecto van a demostrar, según ha explicado, que resulta mucho más económico evitar el nacimiento de nuevos pacientes que tratarles de por vida.

Ganadores del I Premio al Mejor Proyecto Multidisciplinar en PQRAD

Isabel Martínez
jefa de servicio de Nefrología del hospital de Galdakao
Belén Herrera
presidenta de ALCER Bizkaia
Roberto Matorras
ginecólogo y responsable de la Unidad de reproducción Humana del hospital de Cruces
Javier Arrieta
jefe de servicio de Nefrología del hospital de Basurto
Javier Gainza
jefe de servicio de Nefrología del hospital de Cruces
Koldo Carbonero
ginecólogo y responsable de la Unidad de Reproducción Humana del hospital Quirón Bizkai
Marcos Ferrando
ginecólogo y responsable de la Unidad de Reproducción Humana de la clínica IVI Bizkaia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos