La gripe se recrudece en Euskadi: 14 muertes en solo una semana

Una enfermera vacuna a un paciente en el arranque de la campaña./Jesús Andrade.
Una enfermera vacuna a un paciente en el arranque de la campaña. / Jesús Andrade.

Aunque ha bajado ligeramente la incidencia de la epidemia, el virus ha golpeado fuerte a la población de riesgo

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

La gripe sigue golpeando fuerte en Euskadi. Catorce personas han muerto durante la semana pasada como consecuencia de esta epidemia y se elevan ya a 28 los fallecimientos desde el inicio del otoño. Las personas afectadas de forma grave aumentan pero, según el informe de la Red de Vigilancia Epidemiológica del departamento de Salud, correspondiente a la semana entre el 8 y el 14 de enero, la tasa de actividad gripal es de 321,37 casos por 100.000 habitantes, frente a los 360,02 casos por 100.000 habitantes de la semana anterior.

Pese a ese ligero descenso se mantiene «una alta detección viral» y continúa aumentando la demanda asistencial por síndrome gripal. Desde el comienzo de la temporada gripal, se han contabilizado 170 hospitalizaciones de pacientes graves que han derivado en los 28 fallecimientos ya reseñados. El 7 de enero se habían registrado sólo catorce, por lo que se han duplicado en sólo siete días.

Ahora bien, los decesos no deben atribuirse exclusivamente al virus de la gripe, sino que se trata de pacientes con enfermedades de base que se complican con la infección gripal. De hecho, la mayoría de los fallecidos presentaban factores de riesgo. En función de los datos entre el 8 y el 14 de enero, el grupo de edad con mayor tasa registrada ha sido el de menores de 4 años. Desde el comienzo de la temporada, se han notificado 830 casos hospitalizados por gripe, de los que 170 cumplen criterios de gravedad.

El informe indica que continúa el aumento de la demanda asistencial por síndrome gripal, con mayor intensidad en Gipuzkoa, por lo que el departamento de Salud mantiene «el refuerzo de recursos humanos y materiales», según prevé su plan de contingencia gripal. Se mantiene, asimismo, «una permanente y diaria coordinación» entre los diferentes niveles asistenciales en coordinación con Emergencias, liderada por una comisión específica en la dirección de Asistencia Sanitaria de Osakidetza.

¿Está fallando la vacuna?

¿Qué está pasando este año? ¿Está fallando la vacuna contra la gripe? Las previsiones parece que han fallado, aunque no con resultados tan preocupantes como podría imaginarse. La eficacia de la vacuna ha quedado reducida este año al 25% al haber fallado las previsiones de la Organización Mundial de la Salud sobre los virus que más afectarían a la población europea. Según la Semfyc, asociación profesional que agrupa a los médicos de familia de España, el microbio que más está golpeando está siendo uno de la cepa B, que no es ninguno de los tres que se eligieron para la elaboración del medicamento de este año. Osakidetza afirmó ayer que aún, en plena campaña de la gripe, es temprano para confirmar este extremo y recordó que, aunque fuera cierto, la vacunación siempre estaría justificada porque, aunque sea mínima, siempre concede cierta protección.

Si por algo se caracteriza el virus de la gripe es por su alta capacidad de mutación, una condición que le asegura su supervivencia. Cada año se preparan nuevas vacunas contra el microbio y cada año, 'el bicho' –en realidad, habría que hablar de 'los bichos' porque no es uno sólo, sino que hay dos grandes familias (A y B) y varios subtipos– se las arregla para adaptarse a la nueva situación.

Las vacunas, en Europa, se preparan cada año a partir de los virus que comienzan a azotar en la región de China. Una red de más de 100 laboratorios dependiente de la Organización Mundial de la Salud analiza permanentemente la evolución de los patógenos en circulación y, en función de lo que ve, elabora una previsión de los que afectarán en la siguiente campaña. La OMS se reúne dos veces al año para adoptar esta decisión. En febrero elige las cepas para el preparado del hemisferio Norte y en septiembre, las del Sur. El de la 'influenza' tiene una capacidad de cambio tan grande que, a menudo, aún acertándose en el tipo de virus que llegará a Euskadi, es posible que el microbio que se quiere combatir ya no sea exactamente el mismo que cuando fue detectado nada menos que un año antes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos