El Gobierno vasco anima a 156.000 familias a llevar a sus hijos gratis al dentista

El Gobierno vasco anima a 156.000 familias a llevar a sus hijos gratis al dentista

Los niños entre 7 y 15 años tienen derecho a una revisión anual, que supone un gasto de 5,2 millones

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

Desde hace 28 años, los niños vascos entre 7 y 15 años tienen derecho a una revisión anual gratuita a través del Programa de Asistencia Dental Infantil (Padi). Este plan de salud bucodental arranca cuando los menores pierden la primera dentición y culmina en la adolescencia, momento en el que se supone que los chavales se han concienciado ya de la importancia de la higiene para preservar la dentadura. En definitiva, su objetivo es prestar la asistencia necesaria durante las edades de erupción y maduración de la dentadura permanente.

Cada año son decenas de miles los escolares que acuden a alguno de los mil odontólogos de un centenar de municipios con los que está concertado este servicio. El procedimiento es muy sencillo. El Departamento de Salud remite una carta a sus domicilios con un bono y la relación de dentistas a los que pueden acudir. Y cada año, alrededor de un 35% no va. Estas inasistencias son motivo recurrente de preguntas en el Parlamento por los grupos de oposición, que han demandado campañas de promoción específicas.

En cumplimiento de esta petición, el Gobierno vasco ha puesto en marcha una campaña -'Sonreír no cuesta nada es el lema'- para aumentar «la participación y potenciar el acceso, especialmente de los grupos más desfavorecidos», ha informado esta mañana el consejero de Salud, Jon Darpón. En la presentación de la iniciativa ha estado también el presidente del Consejo Vasco de Dentistas, José Manuel Fika, quien en representación del colectivo de profesionales ha respaldado la medida con el fin de reforzar y difundir este programa de prevención.

Estos días 156.000 familias vascas que suman casi 196.000 niños están recibiendo en sus casas las cartas para la revisión anual con la nueva imagen e información del PADI. Las misivas incluyen el folleto de direcciones para elegir dentista, así como teléfonos y correos electrónicos de contacto para resolver cualquier duda. La campaña se va a extender a los centros escolares y a las consultas de los dentistas que colaboran. Para ello, se van a distribuir más de 150.000 llamativos trípticos, con consejos sencillos para que los menores cuiden sus dientes. A su vez, se colocaran más de 3.000 carteles con la imagen y el lema de la campaña.

5,2 millones de euros

El pasado año, 129.290 escolares fueron atendidos a través de este programa de un total de 194.752 invitados, lo que supone el mayor número desde su implantación en 1990 con un porcentaje de cobertura del 66,3% en línea con la estabilidad mantenida en la última década. Como consecuencia de estas revisiones, se realizaron 17.260 selladospara proteger las zonas del diente más susceptibles a desarrollar la caries, como por ejemplo las fisuras o surcos. Asimismo, se hicieron 19.999 obturaciones o empastes; 1.367 chavales tuvieron que enfrentarse a la temida extracción y 366 precisaron de cuidados más complicados, como las terapias pulpares. Al margen de esta asistencia general que es consecuencia de las revisiones rutinarias, hubo que tratar 1.654 piezas por malformaciones o roturas

Todos estos cuidados supusieron un gasto público de 5,2 millones

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos