Falsos mitos sobre alimentos que engordan

Falsos mitos sobre alimentos que engordan
GABRIEL VILLAMIL

Pan, pasta, plátano o bebidas con gas se asocian erróneamente con el aumento de peso

C.B

Existen innumerables mitos con respecto a la alimentación. Algunos de los más extendidos son aquellos que relacionan determinados productos con el aumento de peso, asegurando que «engordan» o «provocan la retención de líquidos». Pero lo cierto es que los alimentos por sí mismos no son los responsables del aumento de peso de una persona, sino que esto depende de la cantidad de calorías ingeridas durante todo un día y de la combinación de productos que se haga. Estas son algunas de las falsas creencias o mitos arraigados en nuestra sociedad según los expertos:

Pan

Este es uno de los mitos más comunes y expandidos. Tanto es así que cuando una persona comienza una dieta, una de las primeras cosas que suprime es el pan. Pero lo cierto es que el pan aporta gran cantidad de hidratos de carbono y poca grasa. De hecho, cuando se elimina el pan de la dieta se suele sustituir por galletas, que tienen un mayor contenido en grasa y aceites vegetales.

Pasta

Este mito es probablemente el segundo más extendido. Pero lo cierto es que la pasta en sí misma no engorda, sino que son los acompañamientos lo que hacen el trabajo: las salsas, el queso... etc. Un plato de pasta con verduras, por ejemplo, es de bajo contenido calórico, además de nutritivo y saludable.

Plátano

Aunque es cierto que el plátano aporta más calorías que otras frutas (más o menos el doble que una manzana, por ejemplo), pese a que la creencia popular asegure que hay que eliminarlo de la dieta para adelgazar, esto no es del todo cierto. El plátano es una fruta que sacia mucho, por lo que tomar uno es suficiente, mientras que con otras frutas será necesario tomar dos o tres para paliar el hambre. Además, se trata de un alimento muy nutritivo y rico en potasio que es conveniente incluir en la dieta.

Agua

Puede que hayas escuchado alguna vez que el agua, si se toma durante la comida, provoca que engordemos más. Sin embargo, el agua no contiene calorías, por lo que no importa si la tomas antes, durante o después de las comidas. De hecho, algunos expertos sostienen que si se toma antes de comer aumenta la sensación de saciedad, por lo que puede resultar útil a la hora de realizar una dieta.

Bebidas con gas

Se suele decir que las bebidas con gas engordan, aunque esto tampoco es del todo cierto. Las bebidas con gas suelen tener altos contenidos en azúcares, por lo que lo que engorda son las calorías del azúcar. Esto ocurre con refrescos como la Coca-Cola, la Fanta o similares, pero no es así con el agua con gas, por ejemplo.

«Hay que tomar la fruta antes y no después de las comidas, porque engorda más»

Esto es una creencia popular bastante extendida, pero que poco tiene de real. La fruta aporta la misma cantidad de calorías tanto si se consume antes como después de las comidas, por lo que generalmente no importa el orden en que sea consumida.

Fotos

Vídeos