Cruces examinará a pacientes y sanitarios al detectar tuberculosis en una enfermera

El Hospital de Cruces./
El Hospital de Cruces.

Es el segundo caso que se registra en mes y medio. La enferma trabaja en Hematología y la anterior afectada, en la unidad de Neonatos

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

La detección de un nuevo caso de tuberculosis en una trabajadora de Cruces ha obligado a poner en marcha el protocolo de actuación con todas las personas que han estado potencialmente expuestas al contagio, ya sean sanitarios o pacientes. Según ha podido saber EL CORREO, la persona infectada con el bacilo de Koch es una enfermera del servicio de Hematología.

El Departamento vasco de Salud explicó ayer que el caso surgió al estudiar el entorno de otro paciente con tuberculosis, y precisó que «no guarda relación alguna» con el profesional de Neonatos al que, hace mes y medio, se detectó también esta enfermedad pulmonar.

El próximo lunes, el servicio de Prevención convocará al comité de Seguridad y Salud para facilitar toda la información necesaria a los trabajadores del hospital y, además, aplicar las medidas pertinentes a quienes hayan podido estar expuestos. Esto significa que durante los próximos días, enfermos y profesionales sanitarios serán citados para tomar parte en las pruebas previstas en el protocolo de actuación.

La primera medida consiste en practicarles las pruebas de la tuberculina -un examen cutáneo-, además de administrarles fármacos con una finalidad preventiva. El número de personas que serán citadas está por definir, pero serán decenas, ya que se trata de una enfermedad que puede estar latente, sin que afloren síntomas, durante semanas.

La consejería de Salud añadió que el hecho de detectar un nuevo caso en un trabajador del hospital no significa que haya un aumento real de la tasa de tuberculosis en Euskadi, ya que las cifras siguen «en progresión descendente» y la prevalencia de esta enfermedad es muy baja, «lo que no significa que esté erradicada». En Bizkaia se registran cada año alrededor de 170 nuevas infecciones «que se curan con el tratamiento adecuado».

La infección diagnosticada a mediados de septiembre en Neonatos obligó a examinar a 200 bebés que habían pasado por la unidad entre febrero y septiembre, además de a sus familiares y a los trabajadores del servicio. Al término del estudio, que duró una semana, se descartó que se hubieran producido contagios.

Contagio al toser o hablar

El Servicio Vasco de Salud quiere transmitir un mensaje de tranquilidad a la población, ya que «están en marcha todas las medidas preventivas necesarias», y agradece de antemano la colaboración que a lo largo de las próximas semanas se requerirá de pacientes y profesionales para llevar a cabo las medidas profilácticas necesarias.

En su comunicado, añade que «no es necesario realizar ninguna actuación sobre las instalaciones del centro» porque el bacilo de la tuberculosis es muy sensible a las condiciones externas, es decir, no tiene resistencia fuera del organismo. Esto significa que «el hospital puede seguir su actividad con absoluta normalidad».

La tuberculosis se transmite por vía aérea al toser o al hablar, pero para generar una nueva infección se requiere, por lo general, una convivencia íntima y prolongada en el tiempo. Desde la etapa de Gabriel Inclán como consejero de Sanidad, Euskadi tiene un plan de prevención y control de una enfermedad que nunca ha estado erradicada.

Fotos

Vídeos