Préstamo millonario de Europa para evitar retrasos en la llegada del TAV a Bilbao

Sección de la estación de Abando, tras la llegada del TAV. /EL CORREO
Sección de la estación de Abando, tras la llegada del TAV. / EL CORREO

El Banco Europeo de Inversión concede 1.030 millones a la financiación de la ‘Y’ ferroviaria vasca

José Mari Reviriego
JOSÉ MARI REVIRIEGO

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha dado un impulso definitivo a la llegada soterrada del Tren de Alta Velocidad a Bilbao con la aprobación de una inversión adicional de 1.030 millones al proyecto de la ‘Y’ ferroviaria vasca. La entidad financiera, que concede préstamos en condiciones ventajosas a los socios de la UE para sufragar obras públicas y operaciones estratégicas, ha anunciado la concesión de una importante línea de crédito, en respuesta a una petición cursada en junio por el Ministerio de Fomento para poder «acelerar» el soterramiento de la estación ferroviaria de Abando, entre otras obras claves del TAV a su paso por Euskadi, y evitar cualquier nuevo retraso.

La idea del departamento que gestiona Iñigo de la Serna es iniciar el tajo bilbaíno en el año 2020, con el reto de que los nuevos trenes estacionen apenas tres años después en el centro de la ciudad. Fomento, a través de su gestor ferroviario Adif, también destinará parte de ese dinero a financiar las nuevas terminales de Vitoria y San Sebastián, así como a la conexión del País Vasco con Francia a la altura de Irún.

La inversión adicional otorgada por el Banco Europeo permitirá completar la financiación del proyecto en su conjunto, cuyo coste puede rondar los 5.000 millones incluidos los imprevistos, según un portavoz autorizado del BEI. En el caso de Bilbao, el préstamo garantiza la llegada en plazo del TAV, una operación que ha estado ‘bailando’ al albur de las relaciones políticas e institucionales entre los gobiernos central y vasco, gestionados durante ese período por el PP y el PNV, respectivamente. Desbloqueada la operación tras sucesivos retrasos gracias a la recuperación de la sintonía entre los dos ejecutivos, la ‘Y’ ferroviaria vasca circula ya a velocidad de crucero, impulsada por unos créditos europeos que sufragarán alrededor de la mitad de la obra.

Noticias relacionadas

Sólo la construcción de la estación subterránea de Abando puede rondar los 400 millones, sin contar el túnel de acceso de 7 kilómetros de longitud desde Zaratamo. La obra constituye todo un hito en la ciudad. No sólo supondrá engancharse a la alta velocidad en las conexiones con Madrid y Francia, sino que permitirá cerrar la histórica trinchera de vías que separa El Ensanche y el Casco Viejo. De la factura final se podría descontar la cantidad de dinero que se logre con las llamadas plusvalías, enfocadas en el aprovechamiento urbanístico de lo que se construya en la ‘tapa’ de la terminal. Por el momento se prevén espacios verdes, equipamientos y una promoción inmobiliaria de entre 800 a 1.400 viviendas.

No es la primera vez que el Board of Governors, máximo órgano de gobierno de la entidad, reunido en Luxemburgo, aprueba una inyección económica para el proyecto. Ya destinó 1.400 millones entre 2012 y 2013 para la construcción de la ‘Y’, cuyo ramal guipuzcoano está siendo gestionado por el Gobierno vasco, que adelanta el pago y luego lo descuenta al Estado vía Cupo.

En la solicitud cursada en junio por Fomento, se reclamó financiación para los siguientes tramos: Arrazua/Ubarrundia (Alava); Basauri (Bizkaia) y Astigarraga (Gipuzkoa); así como para los nuevos accesos a Vitoria y Bilbao; y las estaciones de las tres capitales vascas.