El peligro de teclear en la pantalla del móvil

EFE

Este comportamiento puede alterar el funcionamiento de nuestro cerebro debido al uso tan continuado y preponderante de los pulgares

ELCORREO.COM

Se trata de uno de los comportamientos más habituales en el mundo occidental. Teclear el móvil se ha convertido en rutina y ahora han salido a la luz unos datos que ponen de manifiesto ciertos riesgos que conlleva el hacerlo. Sin ir más lejos, lo más preocupante es que puede alterar al funcionamiento de nuestro cerebro debido al uso tan continuado y preponderante de los pulgares.

Así lo explica un estudio llevado a cabo por un equipo de neuroinformáticos de la Universidad de Zurich y la Escuela Politécnica Federal de Zurich (Suiza) que recoge la revista Current Biology. En este sentido, a la pregunta «¿Qué impacto está teniendo en nuestro cerebro la destreza que estamos obteniendo en los dedos por el uso de los móviles actuales?» este grupo de científicos trataó de hallar una respuesta concluyente.

Para ello realizaron un estudio que contó con la participación de 37 personas diestras, 26 de ellas usuarios habituales de móviles con pantalla táctil y 11 usuarios que aún empleaban móviles antiguos. Como motivo principal, analizaron la activación en la corteza sensoriomotora promovida por los movimientos de los dedos (pulgar, índice y dedo medio) mediante electroencefalografía. Luego observaron que los resultados revelaban que la representación cortical en los participantes que utilizaban smartphones o móviles inteligentes era distinta a la de los usuarios de móviles menos modernos y que cuanto más frecuente era su uso más influía en la actividad cortical pues la señal en el cerebro era mayor, sobre todo, en la zona que representaba al pulgar.

Un ejemplo

Esta transformación del cerebro puede explicarse de la misma forma que los violinistas adquieren un mayor nivel del área de representación de los dedos que guían el instrumento debido a la práctica. Esto es, cada zona del cuerpo posee un área de procesamiento particular en nuestro centro emocional del cerebro. Son áreas que no son estancas e inamovibles, sino que pueden cambiar dependiendo de la cotidianidad.

En este sentido, Arko Ghosh, líder a la investigación, explica que la plasticidad diaria del cerebro puede ser analizada dependiendo del uso que hacemos de nuestro móvil. «Los teléfonos inteligentes nos ofrecen la oportunidad de entender cómo la vida normal moldea el cerebro de la gente común», y añade que «La tecnología digital que utilizamos a diario moldea el procesamiento sensorial en el cerebro y en una escala que nos sorprendió».

Fotos

Vídeos