Una parte de Europa quiere que la mujer se quede en casa

Mujer, caracterizada de payaso, representa una parodia del ama de casa en un teatro de Bremen. /Fabian Bimmer (Afp)
Mujer, caracterizada de payaso, representa una parodia del ama de casa en un teatro de Bremen. / Fabian Bimmer (Afp)

El Eurobarómetro desvela que cuatro de cada diez ciudadanos de la UE considera que el rol femenino más importante es cuidar a la familia

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Los continuos mensajes que lanzan las administraciones y las organizaciones políticas, de mujeres o sindicales, para que la igualdad de género sea una realidad, no están sirviendo de mucho. Algo falla, bien en la cantidad de los mensajes, bien en la falta de otras políticas -sobre todo educativas-; y ayer fue la Comisión Europea la encargada de activar todas las alarmas ante los chocantes datos del Eurobarómetro. Cuatro de cada diez europeos consideran que el lugar idóneo para la mujer es el hogar, que debe cumplir con su rol clásico de ama de casa y atender a su descendencia. Casi idéntica proporción de encuestados -el 43%- opina que la labor fundamental del hombre es llevar el dinero a casa. Unos estereotipos que se creían superados pero que siguen muy presentes en algunos países de los Veintiocho. Por ejemplo, ocho de cada diez búlgaros, húngaros, polacos y checos están de acuerdo en que el papel importante de la mitad de la población está entre las cuatro paredes del hogar. Al otro lado de la balanza, ocho de cada diez neerlandeses, daneses y suecos rechazan esta máxima.

En España, solo tres de cada diez encuestados quieren que la mujer se quede en casa. En cuanto a que sean los varones quienes deban llevar el dinero a casa, Suecia (89%) lidera también su rechazo, seguida de Países Bajos (81%) y Dinamarca (80%). Al igual que los suecos, Bulgaria también repite en el lado negativo con un 81%; le siguen los húngaros (79%) y los eslovacos (75%). Además, el Eurobarómetro destaca que hay poca diferencia por sexos sobre el papel de la mujer: el 43% de féminas está de acuerdo con esa afirmación, como el 44% de varones. En cuanto al sustento económico, el 41% de las mujeres y el 47% de los hombres apuesta por que sean ellos los encargados de aportar el dinero.

Brecha salarial

Nueve de cada diez europeos son contrarios a que exista una brecha salarial entre hombres y mujeres y dos tercios están de acuerdo de que exista una transparencia en los sueldos como medida para promover más cambios. En la actualidad, una trabajadora cobra un 16% menos que su colega masculino. «Es una injusticia intolerable en la sociedad actual. La brecha salarial entre hombres y mujeres debe desaparecer, puesto que la independencia económica de las mujeres es la mejor protección contra la violencia», reflexionó la comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jourová.

Además, indicó que «las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en los puestos de toma de decisiones en el ámbito político». La mitad de los europeos reclama más presencia femenina en la toma de decisiones. Siete de cada diez aprueba medidas jurídicas a favor de la paridad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos