Pamplona se rinde a San Fermín

Dos voluntarias de la DYA han lanzado el tradicional chupinazo que ha sumergido la ciudad en nueve días de desenfreno

SOLANGE VÁZQUEZ

Pamplona ya está oficialmente de fiesta después de que este jueves a las doce en punto dos voluntarias de la DYA lanzasen el chupinazo desde la balconada del Ayuntamiento, donde quince minutos antes había aparecido una 'invitada' no del todo inesperada: la ikurriña, que fue colocada por un operario municipal junto a las cuatro banderas habituales. En la plaza, como es tradición, la fiesta había empezado mucho antes y para el momento cumbre, la multitud ya llevaba varias horas de desenfreno y lucía su indumentaria sanferminera -inmaculada a primera hora de la mañana- de un tono rosáceo a causa de los chaparrones de vino que caían por todos los rincones y que han puesto a los reporteros que trabajan en la zona en serios apuros.

Este mediático inicio festivo ha sido, como viene siendo habitual, aprovechado como escaparate para realizar distintas reivindicaciones. Así, entre la marea humana que se ha congregado frente al Consistorio, se ha visto una enorme 'estelada' y también una pancarta en favor de los presos que se movían al compás de los miles de locales y visitantes que han querido vivir en directo el chupinazo.

Al margen de disputas políticas y controversias sobre banderas, Pamplona está sumergida ya en nueve días de fiesta, para el que se ha organizado un dispositivo de seguridad en el que participarán 3.500 agentes de la Policía Municipal, Policía Foral, Policía Nacional y Guardia Civil. El despliegue, que contará con helicópteros para el control aéreo, incluye personal especializado en atención a víctimas de violencia de género, patrullas para evitar la delincuencia callejera y vigilancia en festejos taurinos para que no se produzcan problemas que pongan en riesgo a los corredores.

Asimismo, los agentes también controlarán los principales accesos a Pamplona y las áreas festivas con mayor afluencia de público, en las que se han colocado bolardos y barreras de cemento debido a la alerta terrorista de nivel cuatro (el máximo es de cinco) que hay en estos momentos debido al riesgo de ataques.

El dispositivo sanitario del encierro es otra parte fundamental de los sanfermines, que este año contarán con diez puestos médicos (atendidos por 70 profesionales) repartidos en los 850 metros del recorrido, además de cinco sanitarios de apoyo y 16 ambulancias. El año pasado, en los encierros de Pamplona corrieron 16.448 personas, 181 menos que en 2015 (un 1,09 % menos), según datos del Ayuntamiento de Pamplona.

Freno a las agresiones sexistas

Pero, en materia de seguridad, se hará especial hincapié en la prevención de las agresiones sexistas y en la atención a las posibles víctimas. La violación de una joven madrileña el año pasado a manos de un grupo de jóvenes puso sobre la mesa una cruda realidad: que al calor de la fiesta, algunas personas aprovechan para cometer este tipo de delitos pensando que, en medio del alboroto, quedarán impunes. Para poner freno a este problema, además de los protocolos puestos en marcha para detener a sus autores y atender a las víctimas, se ha organizado la campaña municipal 'Pamplona libre de agresiones sexistas', que llenará las calles con la imagen de una mano roja que expresa el rechazo de la ciudad a la violencia machista.

El Consistorio, además, ha elaborado un marco de actuación frente a este tipo de ataques con protocolos específicos que coordinan la intervención policial, la atención y acompañamiento a las víctimas y la respuesta ciudadana e institucional. Entre los recursos que pone a disposición de la ciudadanía, destaca el Punto de Información de la Plaza del Castillo cuyo horario de atención es del 6 al 14 de julio de 9.30 a 14 y de 18 a 24 horas y el Servicio de Acompañamiento Social a la victima, con un teléfono de atención las 24 horas que se activará cuando una mujer llame al 112 comunicando una agresión y que pondrá en funcionamiento el acompañamiento y la atención de la víctima.

Fotos

Vídeos