«Olvídate de nuestra casa, yo quiero vivir»

Un vecino trata de sofocar un fuego que se acerca a su vivienda./Agencias
Un vecino trata de sofocar un fuego que se acerca a su vivienda. / Agencias

Los vecinos trabajan con los bomberos para intentar sofocar los fuegos que ya han alcanzado algunas viviendas en Galicia. Algunos de ellos han tenido que abandonar la tarea para salvar la vida

JAN ECHEVARRÍA

La desesperación se ha apoderado de Galicia y, mientras fuentes de la Xunta apuntan que los incendios que afectan al territorio han sido «absolutamente intencionados», muchos vecinos tratan a la desesperada de sofocar los fuegos para intentar salvar sus viviendas.

Las imágenes emitidas en las últimas horas dan buena cuenta de que en ese intento por proteger sus posesiones hay quien está llegando incluso a poner en juego su vida. Es el caso de un hombre que camina a escasos metros del fuego cargado con toallas mojadas mientras su mujer le pide aterrorizada que se marchen de allí: «Por favor te lo pido, José, vámonos ya, joder».

No obstante, la frase más repetida en las últimas horas es que «no hay medios» para hacer frente a «este infierno» que se ha cobrado ya la vida de tres personas y que ha dejado miles de hectáreas calcinadas. A esto hay que sumar el despido hace 15 días de los 436 operarios que la Xunta contrata en verano para hacer frente a este tipo de casos. «Solo han podido disponer de tres camiones para intentar sofocar el fuego que llegaba a nuestras casas. Hay muchos incendios repartidos y están saturados», lamentaba ante los periodistas uno de los vecinos desalojados.

En esa misma línea, otra mujer insistía en que hay que trabajar con los profesionales. «Si nadie ayuda y esperamos a que el fuego llegue a nuestras casas los daños serán mucho mayores».

Entre los desalojados, por su parte, hay quien reconoce haber tenido que dejar atrás sus posesiones para «salvar la vida». «Hemos tenido que huir con lo que teníamos puesto. No podíamos hacer otra cosa», se lamenteaba uno de los desalojados. Otra mujer contaba entre sollozos a los periodistas haberle insistido a su marido que se olvidara de todo porque ella «quería vivir».

Fotos

Vídeos